Publicidad

Crítica: Boscos endins


¿Cuál es el secreto de Joan Lluís Bozzo que todo lo que toca lo convierte en un clásico? Y es que este "Boscos Endins" seguramente llegará a conseguir tanta fama como sus espectáculos anteriores, ya que contiene todos los factores para que pueda conseguirlo.


Como todos los espectáculos de Dagoll Dagom su factura es impecable y se nota que tiene los medios suficientes para conseguirlo. Recordando la anterior obra que produjeron, "El Mikado", que era una reposición del grupo, me llegan a la memoria unos de los mejores ratos que he pasado en el patio de butacas en los últimos años. Algo que me temo que no consigue este "Boscos endins", porque aunque la primera parte de la obra tiene el ritmo interpretativo, musical y ágil previsto, tiene una segunda parte que languidece poco a poco. De todas formas motivos o calidad no le faltan para llegar a ser otro de esos grandes clásicos que el grupo teatral ha conseguido en sus más de 30 años de historia. "Boscos Endins"  de Stephen Sondheim entrelaza historias y personajes de los cuentos fantásticos para niños que hemos consumido durante nuestra infancia. Desde Caperucita Roja hasta Cenicienta, pasando por el arquetipo de la bruja del bosque o por aquel niño de las habichuelas mágicas que llegaba hasta el cielo, o aquella chica que vivía en una almena de la que lanzaba su larga melena. Con la diversión y el entretenimiento que caracteriza todas las obras del grupo la acción se desarrolla con su típico humor irónico, entre príncipes azules a más pijo cada uno o con un lobo macizo por el que la Caperucita enseguida siente una siniestra atracción. Y un sinfín de escenas que es preferible descubrirlas cuando vosotros mismos vayáis al teatro. La primera parte de la obra, cómo no, termina con el continuará..., y continúa descubriéndonos esa parte oscura que se esconde detrás del final de todos los cuentos de hadas. ¿Qué acaba ocurriendo entre el príncipe y la Cenicienta? ¿Qué pasa cuándo muere el gigante que cae de la rama de la habichuela? ¿Todas las parejas del bosque son felices? Y como en todos los cuentos existe un narrador, un personaje que nos va contando todo el rato el desarrollo de la acción. Por supuesto, los actores, un grupo totalmente impecable, cuenta con las aportaciones de los geniales Anna Moliner como una Caperucita no tan inocente; Anabel Totusuas como la molinera; Marc Pujol como Jan, el chico de las habichuelas mágicas; Josep Maria Gimeno como el molinero; Ferran Frauca como el narrador, o incluso la misma Gisela de OT como la Cenicienta. En general es un reparto a la altura de las expectativas y a la altura de la obra. “Y mira qué bien cantan todos”. En cuanto a la escenografía de Jon Berrondo, no tan opulenta como la de Mar i Cel, pero no tan modesta como la de El Mikado, consigue trasladarnos a la perfección a ese “Bosque” donde podemos encontrarnos y reconocer fácilmente esos lugares que se encuentran en nuestra memoria desde muy pequeños. La única pregunta que queda por hacer es si "Boscos Endins" conseguirá el éxito que ha conseguido la otra obra que tiene Joan Lluís Bozzo en cartelera, esa gran sorpresa que es "El Llibertí", éxito absoluto de la temporada 2007-2008 en Barcelona.

 

Boscos endins
Director: Joan Lluís Bozzo
Interpretes: Gisela, Marc Pujol, Josep Maria Gimeno, Anabel Totusaus, Clara del Ruste, Anna Ventura, Laura Ventura, Teresa Vallicrosa, Anna Moliner, Mone, Sergi Albert, Maria del Mar Maestu, Ferran Castells, Carlos Gramaje y Ferran Frauca.

 

To Top