Publicidad

Crítica: Antílops

 

 


El pasado mes de febrero la sala pequeña del TNC estrenó la obra de Henning Mankell Antílops, una visión desilusionada y actual sobre continente africano.


Antílops es una obra de análisis y de crítica. De análisis de la actual relación entre África y africanos por una parte, y Occidente y occidentales por otra; y una crítica de la visión paternalista y colonial con que muchos proyectos y colaboradores llevan a cabo su actividad en el continente más olvidado y abandonado del planeta.
La obra nos muestra el hogar de una pareja que lleva catorce años trabajando en un programa de ayuda internacional en África. El día antes de su retorno a Europa, mientras esperan a su substituto, saldrán a la luz todos los conflictos y decepciones que los años y los continuos desengaños personales y laborales han creado.
Mankell, un buen conocedor de la realidad africana, ya que dirige el teatro Nacional Avenida Maputo en Mozambique, donde reside durante la mitad del año, realiza una radiografía clara y precisa de algunos de lo males de África como la visión de superioridad occidental, la, a veces, irrealidad de los objetivos y los proyectos de desarrollo, la prostitución...
El autor nos sitúa en una casa “bunker” donde los occidentales están a salvo del salvajismo y la barbarie africana, y desde donde están dispuesto a dirigir y mandar sobre África. Será aquí donde seremos testigos de la decepción y de la caída moral de una pareja que no ha podido llevar a cabo, o no ha querido, sus proyectos de ayuda, de los que solo perduran "tres pozos de agua en funcionamiento".
Jordi Martínez y Muntsa Alcañiz encarnan de una forma salvaje y feroz a dos idealistas rotos por la realidad y por la vida, sobre todo por su vida en común. Encarnarán a carnívoros salvajes que han depredado su territorio de caza, y que vuelven derrotados a Occidente. Ferran Carvajal da vida al nuevo responsable del proyecto de ayuda, que no tardará en dejarnos ver que su metodología y su actitud no son las ideales para ayudar al desarrollo.
La población africana estará ausente en la obra, no la veremos, ya que su importancia es mínima para los colaboradores occidentales que “trabajan” por y para ellos. Su presencia se hará notar con un juego de luces y un cambio en la actitud de los occidentales, que se embrutecerán y endurecerán siempre en su presencia.
En resumen, Antílops es un buen ejercicio de reflexión sobre la realidad de la distribución de la riqueza y, sobre todo, de la pobreza en el mundo, que nos permite ver como, a veces, algunos hombres se convierten en depredadores y otros en presas, en simples antílopes.

Antílops, una coprodución del TNC y el Centre d’Arts Escèniques de Terrassa, se representará en el Teatre Alegria de Terrassa del 27 de febrero al 1 de marzo de 2009, y posteriormente del 7 al 29 de marzo en la Sala Pequeña del TNC.

Directora: Magda Puyo
Intérpretes: Muntsa Alcañiz, Ferran Carvajal y Jordi Martínez.

 

To Top