Publicidad

Si no puedes con el enemigo, únete a él: redes sociales

redessocialeseneltrabajo

¿Quién no se ha metido en el Messenger (msn) en el trabajo sin que le vea su jefe? ¿Quién no ha entrado un segundo en su Facebook o en su Tuenti mientras trabajaba para ver si tenía alguna actualización? ¿Quién no ha escrito ‘Deseando que lleguen las ocho’ en su Twitter cuando volvía de comer y se sentaba en su mesa de trabajo? ¿Fotolog? ¿Myspace? ¿Ping? ¿Xing? ¿Linked In? Pues se acabó hacerlo a escondidas.

Rebuscando por aquí y por allá he encontrado un artículo que explica cómo las empresas se unen al enemigo y utilizan las redes sociales para compartir información entre sus empleados, hacer quedadas, enseñar sus fotos de vacaciones y lanzar comunicados. ¿Te podrán despedir por Facebook?

Según revela el artículo, la compañía HP muestra en su web que "utilizamos blogs y redes sociales como un lienzo donde plasmar nuestra imaginación, y como el lugar donde compartir nuestras vacantes y eventos profesionales". En datos, según la empresa tecnológica Gartner, en 2010 las empresas habrán invertido un 15% más en programas de red social para sus empleados, por lo que, el gasto calculado para el año pasado sería de más de 660 millones de dólares (500 millones de euros). En 2011, prevee, crecerá un 16%.

Según expertos en la materia, incluir la Web 2.0 en una mesa de trabajo con empleados supone un cambio en la cultura profesional de las empresas y agiliza el trabajo colaborativo, particularmente en compañías grandes que tienen sedes desperdigadas en el mundo. Además, como imaginaréis, esto supone un aumento del mercado del sector que ya está profesionalizando la creación de redes sociales corporativas. Tal es así que la consultora IDC está convencida de que los programas de red social empresarial supondrán un negocio de 2.000 millones de dólares (1.500 millones de euros) en 2014.

Un ejemplo de macro red social corporativa es Lotus Connections, de la compañía IBM.

Sinceramente, lo veo positivo siempre y cuando no reduzca la productividad de la empresa como tal, entonces, adiós a usar el Facebook entre hojas de Excel, editores de texto y calculadoras.


To Top