Other Lives «For Their Love» (ATO Records, 2020)

El esperado retorno de los de Oklahoma abandona la electrónica, pero no la intensidad

Hace ya cinco años, Other Lives publicaban un tercer LP, «Rituals» (Play It Again Sam, 2015), en el que se aventuraron a experimentar con la electrónica, alejándose del estilo trazado en su álbum debut y en el aclamado «Tamer Animals» (TBD Records, 2011). Esta experimentación devino en un trabajo demasiado abrumador y con tal cantidad de matices y capas de sonido que era fácil perderse en ellos.

Quién sabe si renegando de ese giro hacia lo electrónico, el trío de multi instrumentalistas —Jonathon Mooney, Josh Onstott y Jesse Tabish— publica ahora un cuarto álbum en el que vuelve a lo tradicional, lo que, en cierto modo, supone también una vuelta al folk de sus primeros proyectos.

Si bien Other Lives son originarios de Stillwater, Oklahoma, el disco ha sido grabado en la casa que Tabish tiene en la región de Cooper Mountain, cerca de Portland. Como puede verse en la portada del disco y en el videoclip de “Lost Day”, el primer sencillo, la casa se encuentra en plena naturaleza, lejos del bullicio urbano, un escenario idílico e inspirador que está presente en las canciones en forma de calma y ensueño.

«For Their Love» no abandona la riqueza sonora tan presente en el ADN de la formación, si bien suena algo menos recargado y sintético que «Rituals». El trío ha logrado conformar un trabajo coherente pese a la amplia gama de estilos y la montaña rusa de emociones que se distinguen en sus apenas 36 minutos de duración.

El característico acopio sonoro de la banda viene esta vez de la mano de instrumentos inusuales, como las campanas tubulares —o como la mandolina, el xilófono, el clarinete y el violín que suenan en “Lost Day”— que se añaden a la habitual combinación de guitarra, bajo, percusión y teclados. A ello se une un claro protagonismo de las cuerdas y las voces de acompañamiento de Josh Onstott y de Kim Tabish, esposa de Jesse Tabish.

Comenzando con la sombría y profunda “Sound of Violence”, que empieza con solo voces y guitarra y pronto incorpora las cuerdas, «For Their Love» se sirve de una enorme variedad de estilos para plasmar distintos estados de ánimo sin abandonar nunca la intensidad marca de la casa. El tema que mejor resume la esencia del disco es “All Eyes – For Their Love”, la joya del álbum, un místico tour de force musical con una orquestación impresionante en el que la angelical voz de Kim Tabish es capaz de hacernos soñar y trasladarnos a otro universo.

El contexto económico y político actual impregna unas letras que siguen girando en torno a cuestiones tan universales como el amor y la pérdida. La muerte está especialmente presente en la cinematográfica “We Wait” (si esta canción fuese una película, Morricone habría escrito su banda sonora), uno de los cortes más intimistas. Tabish, que fue miembro fundador de los All American Rejects, perdió a su mejor amigo, Tommy, a manos de un sicario cuando éste tenía sólo 25 años. Este trágico evento marcó profundamente la vida del artista, que ha compuesto esta amarga canción años después como terapia de autocuración y en homenaje a su amigo.

Reseña Panorama
Puntuación