Publicidad

Nunca llueve a gusto de todos

por Joan C.

Se cumplen 10 años del primer reproductor portatil de mp3 (concretamente el MPMan F10 de la firma coreana Saehan Information Systems), 10 años en los que a pesar de los malos augurios por parte de las discográficas multinacionales la música sigue vivita y coleando. Por el contrario, a las discográficas les ha costado lo suyo ver que esto de la música en formato digital es el futuro y ahora parece que por fin se dan cuenta que hay que transformar del negocio pues el fin del negocio tradicional de la música parece inminente.


 

Por aquel entonces, no éste sino el modelo de la empresa rival Diamond Multimedia, el RIO PMP300, se hizo famoso por las denuncias interpuestas por la RIAA (la SGAE americana), demanda que al final cayó en saco roto (¿alguien de los que nos lee se acuerda?). Se vendieron muchas unidades entre aquellos que se descargaban música de Internet. En un anterior post ya hablamos de que en nuestro país lo de bajarse música de manera gratuita se puede terminar muy pronto, siempre y cuando las operadoras se pongan de acuerdo (y ya han empezado a hacerlo). Y es que el pastel de los contenidos multimedia es demasiado sabroso como para dejarlo en manos de internautas para que se lo coman gratis. Veremos como acaba todo pero tenemos la impresión de que las cosas van a cambiar y mucho. Desde este blog queríamos celebrar estos 10 años de revolución musical para unos y desastre para otros. Y que se le va a hacer, ya se sabe que nunca llueve a gusto de todo el mundo.

To Top