Publicidad

Nuestros 25 del Sónar 2018

Autor: | @bohemian_corner

Madurar significa elegir todos los días. Saber a ciencia cierta que vamos a tomar decisiones que parecían impensables años atrás pero que ahora resultan hasta naturales. Pues bien, este año no puedo acudir a Sónar. El drama. Tras más de un lustro sin fallar tocan compromisos personales a los que no me apetece decir que no. No obstante, va a ser una sensación bien extraña la de estar en otro punto de la península mientras en Plaça Espanya se suda y baila a partes iguales y surgen pequeños corrillos en los que debate sobre a quién ver o qué ha provocado esta o la otra actuación.

Como buen masoquista he analizado el line up y hay unas cuantas propuestas que desde el subjetivismo más absoluto me gustaría compartir con vosotros. Disfruten en tierra santa, ustedes que pueden.

1. Alicia Carrera. Oscuridad y delicadeza a los platos, esta gallega domina los géneros más lúgubres como pocos en la escena. Synthpop, new wave y otros tantos no habituales géneros hacen de sus actuaciones un viaje hacia lo desconocido, siempre a bajos bpm´s. Más que interesante propuesta.

2. Amp Fiddler & Tony Allen: Juntar al padre del Afrobeat con un tipo que se metió en el estudio en pretéritos días con leyendas como Prince o Moodymann es jugar sobre seguro. Simplemente huele a uno de los conciertos de este aniversario. Funk, House y ritmos africanos en manos de dos leyendas solo puede salir bien.

3. Atzar. Headbirds y Cauto son sospechosos habituales en la escena nacional. Tipos cuya visión de la electrónica es tan profunda como el proyecto que ofrecerán en el Village junto a Hosca y Vacamula. Un viaje al cosmos a través del sonido en el que las frecuencias menos habituales saldrán a la luz. Tras escuchar su “Arzakc & Zylenia” solo puedo decir bravo. El baile conjugado a través de la emoción e hipnosis está servido.

4. Ben Klock & Dj Nobu. No pienso gastar una línea sobre el archiconocido Ben Klock. Lo que me atrae de esta unión es la presencia del nipón Dj Nobu, un tipo que sin temor a equivocarme se ha convertido en referencia del techno mundial a base de trabajo duro y un conocimiento del género que muy pocos poseen. Estira los límites del techno hasta sorprendentes paralelos, y siempre de una forma dinámica y precisa. Contundencia y oscuros ritmos que prometen ser uno de los ganadores del sábado noche.

5. Chino Amobi. La crítica al sistema político afrontada desde lo visceral e industrial. No me perdería esta actuación porque estamos ante un tipo que hace de lo crudo e incómodo su discurso sonoro. El viernes por la tarde los sonidos más bestiales e impredecibles estarán al servicio del pueblo en el SónarXS.

6. Clip & Cora Novoa. Esta conjunción es absolutamente deliciosa. Son artistas que por separado dignifican la electrónica nacional haciendo de lo analógico su día a día en el estudio y demostrando que un techno más lento y mental es posible sin restar un ápice de baile a la ecuación.

7. Cornelius. Ante todo, un mito. Un ser de luz, absolutamente especial y distinto a cuantas propuestas hayan surgido en los últimos decenios. Presenta en solitario el álbum “Mellow Waves”, que desde una línea pop nos lleva hacia el puro eclecticismo musical, desbordando emoción y plasticidad a cada nota. Imprescindible.

8. Defled. Tras publicar en uno de los sellos más reputados y especiales del país, como es el caso de Modern Obscure Music, Defled llega a Sónar con una propuesta muy particular que parte de su profunda pasión por el IDM. Llevo repasando una hora el Soundcloud de este artista y estoy absolutamente sorprendido por la calidad y minuciosidad de las composiciones que factura. Larga vida a las Baleares.

9. Die Angel: Ilpo Väisänen + Schneider TM. No hay mayor homenaje para un músico tras fallecer que ser recordado por otros artistas a través del sonido. Y en este caso, el legendario Mika Vainio será el punto de inspiración para que surja una electrónica pura, libre y caótica, haciendo que los sintetizadores se expresen sin patrones premeditados, solo bajo el influjo del espíritu finlandés que tanto añoramos.

10. SonarCar. Sin discusión, será el espacio con más quilates de la noche en Sónar. Que te visite el mejor selector de la historia reciente de la electrónica ya es para cuadrarse. El incombustible Harvey, con una colección de vinilos digna de cualquier museo y que además, se atreve a mezclar en directo sin complejo alguno, ya es suficiente motivo para la felicidad eterna si sabes que va a pinchar la noche entera. Pero además, si encima en la siguiente velada llega al Car el bueno de Talabot, quizás el dj más genuino y particular de la escena estatal, pues poco más que decir. Me apuesto hasta el último penique que generarán dos noches para la historia.

11. Dj Stingray x Mumdance. Stingray es ese tipo encapuchado que pincha electro en vinilo y que sin lugar a dudas, es referencia e inspiración en el género y lo hemos podido comprobar últimamente en Dekmantel. Mumdance procede de UK y tiene una cultura musical y a los platos pocas veces antes vista. Esto puede comprobarse fácilmente en la residencia semanal que tiene en Rinse FM donde comparte cabina con selectores de reputado prestigio y variados estilos, estando siempre a la altura de las circunstancias. Harán del Dome el perfecto averno del ritmo.

12. Emma-Jean Thackray pres. Walrus. Los amantes del jazz menos encorsetado están de enhorabuena con la llegada de Emma Thackray y su banda, junto con la que promete explorar los recovecos del jazz moderno a través del minimalismo y la constante revisión de preceptos clásicos dificilmente mutables. Es una absoluta jefa que no teme seguir descifrando el pergamino acústico del futuro de un género en constante movimiento.

13. Helena Hauff. No descubro la penicilina proponiendo a Helena, pero poco queda que añadir a su obra, parida desde el absoluto underground hamburgués. Electro crudo y contundente, mientras, pitillo tras otro, demuestra que entre tinieblas es su hábitat preferido a los platos. Jefaza

14. JASSS. Lo de Silvia no tiene nombre. Brutal personalidad en sus sets que viran por meridianos absolutamente diversos pero siempre orientados al baile. Y entonces decide presentar su primer álbum “Weightless”, en el que experimenta con géneros como pop, jazz y ambient hasta un punto que personalmente no esperaba. Ahora mismo, una clara referencia e inspiración en la escena.

15. Joe Kay. Este tipo hizo trizas el festival en la pasada edición. Y lo consiguió siendo fiel a su delicado y atemporal gusto por la música negra. Logra en directo la difícil tarea de conjugar temas diametralmente opuestos, y dar sentido a dicha unión. Hace fácil lo complejo, emocionar y hacer bailar con una selección increíblemente depurada. Muchas horas de vuelo aquí.

16. Kampire. Una de las actuaciones por las que el Village es el Village. Sol, cae la tarde, y el personal requiere baile y diversión sin caer en lo monótono. No puede haber mejor elección que la de Kampire, que desde Uganda trae toda la riqueza sonora de un continente para ser mezclada con precisión y múltiples ritmos. Presumo, uno de los momentos de mayor felicidad de esta edición.

17. Lanark Artefax. Rara avis. De esos que sin hacer ruido y únicamente a base de esporádicas publicaciones como las de Whities enamora y engancha al primer tono. Escuchen su Sound of Sónar. Pocos pueden facturar un viaje astral de semejante calibre an la actualidad. Está tocado por la varita de lo impredecible y excepcional.

18. Lucius Works Here. En Dublab.es suelen pasar cosas maravillosas. Y sin duda, entre las más especiales está el programa “Los secretos de Tesla”, llevado a cabo por Shak Benavides, mítica fundadora de Wah Wah records y una de las tipas que más sabe de música en unas cuantas manzanas. Une sonidos orgánicos con muestras de documentos del pasado para crear instantes de incomparable belleza. Magnífica.

19. Objekt. Considerado para muchos el mejor dj de estos días (quizás junto a Ben UFO ), este espigado británico logra algo solo al alcance de los elegidos: hacer de un set un trayecto entre géneros en el que cada transición tiene más sentido que la anterior. Sus sesiones son inesperadas historias en las que los más diversos ritmos están al servicio de su destreza. Logra mutar a su antojo un género aparentemente rígido como el techno. Habemus Papa.

20. Octo Octa. Esta recomendación está basada únicamente en la experiencia que tuve al escucharla en directo. Me encontré con House absolutamente luminoso, bailable, divertido, y sobre todo, inesperado. Presenta nuevo disco y lo hará en formato live con unas cuantas máquinas y una capacidad de improvisación fuera de toda duda. Octo Octa consigue algo muy difícil: revisitar un estilo tan trillado como el House y ofrecer nuevas autopistas sonoras hacia la eterna felicidad.

21. Studio Barnhus. Hace 8 años, Axel Boman, Kornel Kovacs y Petter Nordkvist decidieron crear el sello que siempre habían querido, aquel donde producir su música y la de sus colegas, y partiendo de esta naif propuesta crearon casi sin querer el “sonido Estocolmo”. Un label con mucha personalidad, en el que el baile es la meta final pero no a cualquier precio. No me perdería por nada del mundo a estos tipos en el Dome, pues garantizan dinamismo y calidad a partes iguales.

22. Young Marco. Uno de los hijos predilectos de la casa real Dekmantel, monarquía en la que cada uno de sus príncipes gozan de una cultura musical que impresiona .Estos tipos han sido criados entre vinilos, y poseen un conocimiento sonoro en infinidad de géneros que saca los colores a cualquiera que se autodenomine dj. Diversión y baile están asegurados si abandonamos prejuicios y nos dejamos llevar entre los diamantes de su maleta.

23. Ratkje & Barruk. Suenan los tambores que advierten de la venida del apocalipsis en el Complex. Experimentación elevada al cuadrado inspirada en los inhóspitos parajes escandinavos, llevando al extremo sensitivo al oyente. Aun sigo en shock tras escuchar este proyecto. Mostrarán la luz y el caos de las frecuencias de un país aun por descubrir. Salvaje.

24. Yaeji. Es el momento de comprobar en directo si el hype de la temporada se desenvuelve tan bien in situ como su leyenda asegura. Pasa del 4×4 del House o Techno a ritmos rotos o Hip Hop con una facilidad pasmosa, que unidos a su conexión con el espectador y eterna sonrisa configuran una mano en la que perder con cuatro ases se intuye improbable.

25. Despacio. Hace ya algunos años que este espacio nos reventó la cabeza con tal fuerza que aun se sufren con gusto sus daños colaterales. James Murphy y 2 Many Dj´s a los mandos de un espacio circular con un equipo de sonido de más de 50.000 watios que llama a la yihad. Es un must pasar unos minutos por esta experiencia extrasensorial que tus tímpanos anhelarán durante siglos.

To Top