Nada Surf, “Never Not Together” (Ernie, 2020)

La banda de Nueva York vuelvo con otro disco notable

Una de las cosas que más sorprende de Nada Surf, es que, tras 25 años de carrera, y sin apenas cambiar su sonido, siguen haciendo canciones que funcionan a la perfección. Con cada nuevo trabajo que sacan, van engrandando su notable colección de canciones power-pop, y su último trabajo no es una excepción. Es más, incluso resulta más redondo que los dos anteriores.

Never Not Together” es su trabajo más directo en mucho en tiempo. Hacía años que no iban tan al grano, y eso se nota desde el principio. Ahí está la sobresaliente ‘So Much Love’, que abre el disco recordándonos lo importante que es el amor en nuestro mundo, y dejándonos uno de esos irresistibles temas marca de la casa de los que no nos cansamos. Y es que, la conjunción de guitarras y piano, se les da de maravilla. Algo que también resulta evidente en ‘Come Get Me’ y en ‘Live Learn & Forget’. Sobre todo en esta última, en la que se acercan un poco al sonido de The War On Drugs, y les sienta de maravilla.

No nos podemos olvidar de que Nada Surf son unos expertos en hacer hits. Llevan tantos años perfeccionando su sonido, que canciones como ‘Something Should I Do’ o ‘Ride in the Unknown’, se quedan contigo desde la primera escucha. Y es que, te ganan con pequeños detalles, como el teclado tan The Cars de la primera (no hay que olvidar que Ric Ocasek les produjo su primer trabajo), o el piano de la segunda, donde, una vez más, consiguen que todo suene brillante.

Un disco de Nada Surf sin un par de baladas, no sería un disco de Nada Surf. Es algo que siempre se les ha dado bien desde el principio de su carrera (aquella ‘Zen Brain’ que cerraba su debut era maravillosa), pero sí es cierto que, como todo el resto de su sonido, las han ido perfeccionando. Aquí dan buenas muestras de ello con la melosa, pero emocionante, ‘Just Wait’, o con la épica ‘Looking For You’. Y bueno, ahí está ‘Mathilda’, que empieza con una guitarra acústica al más puro estilo Simon and Garfunkel, pero que va subiendo de intensidad, y termina estallando en un estribillo acelerado y guitarrero. Una joyita más para redondear el disco.

Reseña Panorama
Puntuación