Moaning, «Uneasy Laughter» (Sub Pop, 2020)

Segundo trabajo de la banda de Los Angeles

Moaning es una de esas bandas que podríamos meter en el carro del post-punk. Sobre todo tras escuchar su aclamado debut, un trabajo en el que la banda de Los Angeles se dejaba llevar por las guitarras potentes y oscuras, y nos recordaba a muchos de los totems del genero. Pero hay muchas formas de adaptarse a esa etiqueta, que, durante más de cuarenta años, nos ha dado un buen número de artistas de lo más dispares. Y eso que es lo que ha hecho el trío californiano en su segundo trabajo, llevar más allá sus influencias, y meter elementos más electrónicos, y más pop.

«Uneasy Laughter» es un trabajo más compacto y coherente que su primer álbum. Más que nada, porque, al contrario que en su debut, está vez sí que han compuesto las canciones entre los tres, y no cada uno por su lado. Y si esto le unimos que se conocen desde la guardería, y que saben lo que cada uno es capaz de aportar a este proyecto, nos encontramos con esa coherencia que tan bien les sienta.

Lo más interesante de este trabajo es ver cómo van apareciendo los teclados que, en algunos casos, le quitan el protagonismo a las guitarras. El mejor ejemplo es ‘Fall In Love‘, un tema de synth-pop con una base rítmica de lo más contundente, en el que las guitarras solo entran en el estribillo. Junto con, ‘Say Something‘, la oscura balada que cierra el disco, es el corte más electrónico de todo el álbum, y es una pena que no exploten más está faceta, porque les sienta muy bien. Porque, luego, tenemos cortes como ‘Connect the Dots‘ y ‘Coincidence of Fate‘, donde los teclados también aparecen, pero lo hacen entre un manto de guitarras. De hecho, no han perdido esa ponencia que tenían muchos temas de su primer trabajo, y temas como ‘Ego‘ y ‘Make It Stop‘, buen lo demuestran.

Otro de los grandes aciertos del disco es el corte retro que tienen algunas canciones. Es muy fácil que te vengan a la mente los primeros The Cure escuchando un tema ‘Running‘, o que te acuerdes del mejor post-punk de los ochenta en cortes como el delicioso ‘Stranger‘, y el súper oscuro ‘What Sepárales Us‘. Además de jugar estupendamente con sonidos más pop en ‘Keep Out‘ y ‘Saving Face‘, donde la distorsión no desaparece, pero los teclados sí que suenan más ochenteros que nunca.

Reseña Panorama
Puntuación