Publicidad

Madrid Popfest 2013, Clamores, Madrid (7, 8 y 9 Marzo)

Autor: | @indienauta

papatopopopfest

El pasado fin de semana se celebraba en la capital la tercera edición del festival Madrid Popfest, uno de los más románticos en cuanto a ideas y planteamiento de los que vienen celebrándose en nuestro país. Los aficionados al indiepop y a los sonidos twee tuvieron su cita del jueves 7 al sábado 9 en la sala Clamores, por cuyo escenario pasaron 15 bandas y tres sesiones de DJ’s.


El jueves abrieron como invitados especiales por no poder estar en la edición anterior los locales Capitán Sunrise, con miembros de distintas bandas de la capital sobre el escenario, quienes presentaron las canciones que incluía su single en Elefant en una miniactuación que sirvió para abrir boca. Después, el cántabro Betacam se subió con su teclado, su ordenador y su sintetizador al escenario para desgranar con toda su simpatía sus mejores canciones. Fueron muy celebradas las incluidas en su EP “Tecnazo” y su reciente “Los plutócratas”, que contó con J. Pax sobre el escenario haciendo ese genial rap. La revolución de la primera jornada llegó con Papa Topo (en la foto), que traían nuevas canciones bajo el brazo y que lo dieron todo ante una sala entregadísima. Insistiendo en éxitos absolutamente imprescindibles como “Oso Panda”, “La chica vampira” o “Sangujuela”, el nuevo grupo de Adriá Arbona se consolidó como propuesta muy a tener en cuenta en el futuro de nuestro pop. Y como colofón del primer día de Madrid Popfest 2013, dejaron al dúo finlandés Burning Hearts, que quizá dada la euforia que tenía toda la sala después del huracán Papa Topo deberían haber tocado antes, pero por haberse tratado de la única banda internacional de la noche, cerraron. Canciones pop un tanto dispersas que se hacían algo más entrañables cuando buscaban recovecos más electrónicos.

theroisetaylorproject

El viernes resultó ser el día de más público en la sala Clamores. La jornada empezó con la sorpresa del trío toledano Computadora, creadores de las cinco perlas más que notables incluidas en su EP “Megalópolis” del año pasado. Su líder demostró ser un perfecto frontman con garra y presencia, y para cuando llegaron a su gran hit, el potente “Nebulosa horsehead” ya se habían metido a todo el mundo en el bolsillo. Tras ellos fue el turno del dúo asturiano Los Bonsáis, que han mejorado considerablemente su propuesta en directo dada la simpatía de una Helena absolutamente encantadora. Sus nuevas canciones les han hecho crecer y esas versiones tan libres que hacen de Black Tambourine o The Vaselines los hacen absolutamente únicos. También tocaban ese día los madrileños Los Lagos de Hinault, que presentaban otra vez en la capital las canciones de su precioso “Vidas ejemplares”. Con formato banda, a Carlos y Matilde les costó un pelín conectar con un público un tanto frío, pero a base de canciones enormes como “Oscilobatiente” o “El correo del zar” hicieron que al llegar a “La distancia sobrante” todo el mundo acabara rendido ante ellos. Sorpresa también la que dieron los ingleses The Rosie Taylor Project (en la foto), con unas canciones preciosas y una inmaculada puesta en directo. Estos avezados discípulos de Belle and Sebastian lograron llamar la atención de todo el mundo y convencer a los que no los conocían hasta la fecha. Y para cerrar el segundo día, dejaron a los daneses Northern Portrait, quienes, con un punto quizá demasiado deudor de los Smiths, presentaron sus bellas canciones para sus referencias en el sello Matiné. Ganaban enteros cuando se alejaban del influjo del mancuniano.

alpacasports

El último día se antojaba como el más apetecible para los gourmets indies porque traía a dos platos fuertes de la escena pop actual, Alpaca Sports y This Many Boyfriends, de los que había muchas ganas de disfrutar en la capital. Abrió el miniset de los madrileños Zipper, invitados por ser los encargados de realizar la sintonía del festival de este año. Resultaron simpáticos y enérgicos, y ya que estaban aprovecharon para presentar su próximo single en el sello 7 Pulgadas. De primeras Prisma en Llamas parecían poco coherentes dentro del cartel, pero su propuesta no desentonó ni un ápice. Estuvieron acertados, a pesar de que sonaron algo más tropicales de lo que yo me esperaba, y algunas de sus canciones como “Cadete” o “Adolf” fueron muy aplaudidas. Alpaca Sports (en la foto) vinieron, cantaron y vencieron. Este dúo, trío para el directo, dio en el clavo con una actuación de menos de media hora llena de canciones entrañables y con una solvencia que dejó maravillado a todo el mundo para el poco rodaje que aún tienen. El comeback del año en el festival era la propuesta de los míticos ingleses The Haywains, simpáticos y adictivos, pero quizá un tanto desacertados con la actitud estelar de su cantante. Al parecer, esta actuación habrá que recordarla porque en su 25 aniversario como banda, será la única que den fuera de las islas británicas. Quizá tampoco estuvieron demasiado acertados los escoceses Wake The President, aunque la verdad, no se le pueden poner demasiados peros a su actuación, si acaso que su canciones no terminan de enganchar, aunque la verdad es que cuando se ponían más guitarreros, que no fue demasiadas veces, ganaban enteros. Y para cerrar, llegó la fiesta de This Many Boyfriends, absoluta revelación de la temporada que no sé por qué no están ya confirmados en todos los festivales de este país. Actitud y juventud juntas, además de un buen puñado de canciones que son auténticos bombazos como “Young lovers go pop”, “I should be a communist” o “I don’t like you (cos you don’t like The Pastels)”. Lo suyo, con el único bis del festival, fue un broche de oro para un cartel modesto de tres días que cada año nos enamora un poco más.

Fotos: Siguesiguepop


 

 

To Top