Luis Brea, Fotomatón, Madrid (14/02/2020)

Volver a casa

La independencia se tiene o no se tiene. Y Luis Brea sabe de dónde viene. Por eso este concierto era especial. Porque remitía a una estrofa de su canción “Baso es con v”, “Parecía Halloween y era San Valentín”, de su primer EP autoeditado “De lo dicho nada” (2011). Y es que su trayectoria en solitario tiene su arraigo en el Fotomatón, que fue su casa y donde surge su proyecto en solitario, y el bar del que fue encargado durante unos cuántos años. Así que volver al Fotomatón es volver a casa.

La nueva canción española no tiene nada que ver con el rollo cantautor, más bien con otro tipo de costumbrismos, de retratos sociales que conectan con la gente. Y en eso Luis Brea es el rey. Conecta con veinteañeros y con cuarentones por igual. Suena sincero, suena cercano. Y da en el clavo de su propia fórmula. Sin quererlo ni beberlo. Porque la historia viene de lejos, antes de su banda Los Sitios.

En solitario Brea se defiende a la perfección. Modula su voz como le viene en gana. Saca la harmónica para entonar “Nueva generación” que sin riff necesita otra versión, y consigue convertirse en el Neil Young (o el Dylan) de Alcorcón. Sabe ganarse al público y llevarle por montera, aunque éste ya está rendido ante él de antemano. Envida a la grande y nos lanza un órdago que gana la mano y la partida. Dedica su espacio a su último disco ‘Usted se encuentra aquí’ (Hook, 2017): “Amanece”, “El Kraken” y “Como una Ola”. Suenan las joyas de su disco ‘Luis Brea y el Miedo’ (2015): “El Verano del Incendio”, “Discotecas”, “Mil Razones”, “After Crisálida”, “Tres Cruces” o “Singles”. Y José Ramón en el recuerdo. Un público que corea tus canciones como si no hubiera un mañana. Y una fan veinteañera que dice, “cómo no me toques esta canción me muero”. Y claro, no queda otra que tocarla, porque “tú eres mi canción preferida”. Y no sabemos si ganó San Valentín o El Miedo. Solo sabemos que Luis Brea sigue dando guerra. Y va a seguir con decisión porque lo “automático” ya es historia ¡Salud!