Los Punsetes, “Aniquilación” (Mushroom Pillow, 2019)

Los Punsetes vuelven con otra trabajo al que se le pueden poner muy pocas pegas

Hace ya un tiempo que el debate sobre si Los Punsetes es un grupo continuista no tiene sentido. Principalmente, porque es cierto. El grupo madrileño no esconde su fórmula, ni falta que le hace, porque funciona a la perfección, y con cada disco que van sacando la mejoran. Su sexto trabajo es otro trabajo lleno ironía, guitarrazos, y buenos estribillos pop. Otra estupenda colección de canciones con las que seguir disfrutando de su universo particular, y con la que agrandan una discografía que cuenta con muy pocos baches. Por no decir ninguno.

Aniquilación” sigue contando con las obsesiones que nos han ido mostrando a lo largo de todos estos años. El dinero, los reproches, o la autocrítica, están a la orden del día en este trabajo. Y es que, no es muy habitual hacer un hit pop llamándose idiota a uno mismo. Aunque, eso sí, como siempre, tienen algo de cera para los demás (“con lo tonta que es la gente y la de gente que hay que va de guay, estadísticamente lo más prudente es aceptar que, a lo mejor, soy idiota”). Porque, si algo saben hacer Los Punsetes, es llenar sus canciones de mala leche e ironía. Por eso es tan fácil dejarse llevar y disfrutar de las frases lapidarias de ‘Una persona sospechosa’. O disfrutar esa venganza tan sincera que muestran en ‘Vas hablando mal de mí’.

Suponemos que no será casualidad que las dos canciones que hablan de dinero aparezcan seguidas. Una vez más, el tema monetario sigue siendo algo importante para el grupo (y para quién no). Por un lado, tenemos ‘Dinero 2’, donde aparece su lado más despilfarrador en uno de los cortes más oscuros y potentes del disco. Sin embargo, en ‘Atraco perfecto’, dejan que se les cuele uno de los estribillos más pop del álbum, y a la postre, uno de los mejores. Porque, cuando se ponen más abiertamente pop, no fallan. Como muestra esa ‘Oro’, donde vuelven hacer un estribillo utilizando la palabra mierda. Y ojo, porque cada vez se encuentran más cómodos utilizando teclados, y en canciones como ‘Lo dejo’ o ‘Miguel de Molinos’, funcionan de maravilla. Eso sí, la segunda la terminan con un ejercicio ruidista, que poco tiene que ver con el resto de la canción. De hecho, pega más para el cierre del álbum. Aunque para eso ya tienen la espectacular ‘Estela plateada’.

No es nada fácil llevar más de diez años en la música, contar seis álbumes, y seguir resultando igual de interesantes, o más, que al principio. Así que, una vez más, hay que felicitar a Los Punsetes por su nuevo trabajo.

Reseña Panorama
Puntuación