Publicidad

Especial lecturas navideñas

Autor: | @Bloodbuzzedtwit

Un año más ya estamos metidos en las ansiadas/temidas vacaciones de Navidad. Para algunos una época entrañable de ilusión y reencuentro con familiares y amigos, para otros un motivo para salir corriendo, cuanto más lejos mejor. Así que, cumpliendo con nuestra propia tradición en Indienauta, aquí tenéis nuestras recomendaciones de lecturas para regalar, disfrutar o fugarse a un universo paralelo por un módico precio. ¡Ah! y por supuesto, antes de empezar, no podíamos olvidarnos de dar las gracias a todas las editoriales que contribuyen a hacer posible esta sección. ¡A leer tocan!

MÚSICA

dylan-largo

Letras completas, Bob Dylan (Malpaso, 2016)
Allá en noviembre, cuando se conoció el fallo de la Academia Sueca, me mordí la lengua. MUCHAS VECES. Si uno tiene la certeza de que las redes sociales están llenas de —aquí el insulto a vuestra elección—, el supuesto debate sobre los méritos de Dylan para recibir el Nóbel ha sido uno de sus momentos más bajos —victoria de Trump aparte—. «Trolls» que no son capaces de leer más que los mensajes de Whatsapp metiendo baza sobre las cualidades literarias del músico de Duluth. «Sesudos» opinadores online y articulistas «tribuneros» intentando demostrar que reconocerlo como poeta es «confundir» peligrosamente las artes —¿qué hay que mantener puras por?— cuando no perjudicial —ahí, rozando el «nivel Inda» de burrada sin sentido, cuánta razón tienen Los Punsetes— para la literatura… En fin, afortunadamente, uno siempre puede confiar en «gente de bien» como los amigos de Malpaso. Porque el impecable mamotreto recién publicado con TODAS sus letras en edición bilingüe, regalazo donde los haya, habla por sí solo. ¿Queréis discutir sobre el valor de la poesía de Dylan? ¿Qué el tipo las canta, con guitarra eléctrica y todo? Pues todavía mejor, ¿no? ¿O estamos todos definitivamente locos? En fin, haceros un favor, leed el libro y luego hablamos…

pattismith

M Train, Patti Smith (Lumen, 2016)
Nuestra querida y últimamente algo olvidadiza Patti Smith —no importa, a ti te lo perdonamos todo— regresa a sus memorias, tras la laureada Éramos unos niños y Tejiendo sueños. Pero M Train, pese a su brevedad, es algo más: libro de viajes, hermoso homenaje a los artistas que le han marcado, y un potente antídoto contra la sombra de la depresión y el abatimiento —marcado por los fallecimientos, ambos en 1994, de su marido Fred «Sonic Smith» y su hermano Todd—, así como un «poetizado» revulsivo contra esos momentos banales que inundan irreversiblemente nuestra vida. Así, entre cafés, dudosas series policíacas y surrealistas sueños, en estas páginas Patti Smith sigue las huellas de Roberto Bolaño, Yukio Mishima o Sylvia Plath, duerme en la cama de Frida Kahlo o invoca los espíritus de Jean Genet y Arthur Rimbaud. Todo ello mientras nos invita a adentrarnos en su riquísima vida interior, compartiendo sus reflexiones, inquietudes, recuerdos… Convirtiéndonos, de paso, en lectores privilegiados, viajando con una leyenda del rock y una personalidad apasionante.   

cashlargo

Man in black, Johnny Cash (Acuarela, 2016)
Una feliz reedición —Acuarela la publicó originalmente hace diez años— que no debería escaparse de las manos de cualquier melómano musical… ni de las de cualquier lector interesado en ese inabarcable, contradictorio y apasionante país llamado Estados Unidos. Porque Johnny Cash representa mucho mejor la idea de América que el águila calva y su historia, narrada en sus propias palabras, tiene tanto de embaucadora revisión edificante de «cristiano renacido», como de confesión terroríficamente sincera de una mente y un cuerpo torturados, siempre aterrado ante la posibilidad de una nueva recaída. Aunque forzosamente incompleta —Cash la escribió en 1975—, su vigoroso pulso narrativo, la crudeza en la disección de su extrema adicción a las anfetaminas y el desfile de numerosas leyendas de la música —Elvis, Jerry Lee Lewis, Carl Perkins, Roy Orbison…, cada uno con sus propios demonios a cuestas— logran hacer olvidar el «pestazo» a fundamentalismo religioso que emponzoña el libro, consiguiendo que Man in black sea un retrato fascinante de un gigante inesperadamente frágil. América viste de negro

kiedis

Scar Tissue, Anthony Kiedis & Larry Sloman (Capitán Swing, 2016)
Me resulta muy complicado encontrarle el más mínimo interés musical a los Red Hot Chili Peppers actualmente —bueno, siendo sinceros, tampoco se lo veía antes—, pero, en cambio, la autobiografía de su cantante y ¿líder? Anthony Kiedis —yo pensaba que era Flea—, tiene notables focos de atracción. Porque combina varios de los tópicos de la estrella de rock, el eterno «sex & drugs & rock’n’roll», en una prosa sencilla pero efectiva y bastante dinámica para unas memorias cercanas a las 500 páginas —repito que quien escribe es cualquier cosa menos un fan—. Después, porque muestra sin ambages a una persona con un narcisismo descomunal —pero nivel Trump, ¿eh?— y, sorprendentemente, tanto egocentrismo resulta absorbente, un perfil psicológico digno de estudio. Y finalmente, porque este autoproclamado «Superman de Gran Rapids», Michigan, las ha visto de todos los colores —¿todo lo que cuenta es verdad? ¿cuándo sale su padre de la cárcel?— y no tiene miramientos en contarlo. Kledis es un gran pavo real —otros dirían Baco o Calígula—, epítome de una sociedad cada vez más atestada de Peter Pans que, sin embargo, ni juzga ni moraliza ni tiene lecciones de vida o iluminaciones bíblicas que ofrecer… Tómalo o déjalo. Y sigue adelante.

NOVELAS

bolano

El espíritu de la ciencia-ficción, Roberto Bolaño (Alfaguara, 2016)
¿Novela inédita de Bolaño? Lectura obligada —de cabeza, vamos— y pese a la singular  mezcolanza de géneros —del relato en primera persona al género epistolar o la entrevista— plenamente disfrutable. Certera descripción de una generación sedienta de cambio en ese México DF absolutamente caótico, conocemos a Jan y Remo, dos jóvenes completamente absortos en su mundo de poemas y ciencia-ficción, persiguiendo con todas sus fuerzas triunfar en el mundo editorial. Desenfreno, rebeldía, situaciones límite, iniciación sexual… sueños y realidad que se confunden creando un universo onírico paralelo. Discrepando de quienes la han calificado de novela secundaria dentro del universo «bolañano», la obra además cuenta con el añadido de ser el punto de partida para su libro más célebre, Los detectives salvajes. Como si desde éste DF a punto del desastre, el autor chileno intentase ponernos en antecedentes sobre los dos inmortales investigadores. En resumen, un hallazgo nada menor.

lluvia

La lluvia antes de caer, Jonathan Coe (Anagrama, 2015)
De la novedad a todo un clásico contemporáneo. La muerte como eje vertebrador de un libro no es nada nuevo, aunque quizás sea algo más original, atractivo, si es «el propio difunto» el que te cuenta su vida. Rosamund, la protagonista, muere sin grandes posesiones que legar, siendo quizás lo más relevante unas misteriosas grabaciones donde narra su historia, contando la intrincada relación de tres generaciones de mujeres. Esas vivencias enlatadas en cintas de cassette y preparadas para ser escuchadas tras su muerte albergan todo tipo de revelaciones que —pasa en todas las familias— nadie parecía conocer. Amor, odio, amistad, resentimiento, perdón, azar, pérdidas… toda suerte de sentimientos complejos expuestos magistralmente por la privilegiada pluma de Coe, aquí despojada de su habitual ironía, pero a cambio sabia, reposada y firme en su trazo sin manierismos ni exageraciones dramáticas en la búsqueda de los recovecos existenciales de sus protagonistas. Shropshire o el pasado que nos reclama y nos moldea.

pesadillalargo
Pesadilla en rosa, John D. MacDonald (Libros del Asteroide, 2016)
Volvemos a encontrarnos con el detective Travis McGee, ahora desplazado hasta Manhattan para resolver un crimen a petición de un antiguo compañero del ejército. Pero, seamos claros, ¿quién sino una «mujer en apuros», llamada Nina, iba a conseguir arrastrar al bronceado McGee tan lejos de su amado barco en Florida? Y precisamente ahí es en donde radica buena parte del interés y novedad de Pesadilla en rosa, una estafa de guante blanco de magnitudes estratosféricas, un desfile de variopintos personajes profusamente descritos, un complot maquiavélico, más de un cadáver…pero también una torrencial historia de amor. McDonald arma su novela a base de los diálogos entre la pareja, mientras descubrimos la «magnitud de la tragedia», demostrando la capacidad de su autor para desarrollar una trama sin fisuras, sólida de principio a fin, al mismo tiempo que le da una «vuelta de tuerca» al género negro.

jlargo

J, Howard Jacobson (Sexto Piso, 2016)
Tampoco podía faltar la ciencia-ficción en nuestro especial. J, en lo que parece una revisión de los aterradores mundos imaginados por Orwell y Huxley, nos traslada a un futuro donde sus habitantes se ven completamente sometidos, devota masa de una sociedad absolutamente anodina basada en el escrupuloso respeto a las normas y las formas, por ello tenebrosa e inquietante —¿grotesca exageración de las consecuencias de la guerra contra el terror y el argumento de la seguridad por encima de todo para justificar la represión?—. Es la sumisa respuesta a «lo que sucedió, si es que sucedió», la gran catástrofe ahora convertida en tabú absoluto que avala la bondad de que nunca pase nada… porque nada puede ocurrir en esa segunda oportunidad que el planeta tiene. La grieta en el sistema la ponen Kevern y Ailinn, dos personajes que, al enamorarse, cuestionan la realidad que les rodea. Aunque será un amor asfixiante, frágil, al límite, que debe convivir con la incertidumbre y la constante paranoia de sospechar acerca de la naturaleza de su relación: ¿verdadera o tan solo un peón más en ese retorcido tablero de ajedrez? En un momento en que el presente y el futuro inmediato dan bastante miedo, la fábula de Howard Jacobson no parece —por desgracia— ni mucho menos tan lejana…

asamblealargo

Asamblea ordinaria, Julio Fajardo Herrero (Libros del Asteroide, 2016)
Gente corriente, con vidas corrientes y que trata de sobrevivir en Zaragoza, Madrid o Barcelona, ciudades y personas que, a todas luces, no somos los mismos tras el estallido de la burbuja inmobiliaria. Familias que se ven empujadas a vivir bajo el mismo techo, parejas jóvenes con situaciones económicas asfixiantes, conflictos laborales, sociales, y afectivos. Nuevos y viejos sentimientos que afloran en situaciones límites creadas por la coyuntura económica. El pan nuestro de cada día. Eso es lo que Julio Fajardo nos muestra con total exactitud en Asamblea ordinaria. Todo ello filtrado a través de la conciencia de los personajes, voces en primera persona que nos describen la debacle de sus vidas. Que se auto-analizan ad nauseam, se acusan y se ensalzan. Gracias a esa arriesgada apuesta narrativa, Fajardo es capaz de diseccionar a la perfección los engaños, hipocresías e imposturas del ser humano, modélicamente expuestas en esas nuevas empresas «adaptadas al trabajador y orientadas al cliente» basadas en contratos basura y horarios asfixiantes —eso sí, con mesas de ping-pong—. Más que un libro, un espejo en el que verse reflejado.

RELATOS

quevuerguenza

Qué vergüenza, Paulina Flores (Seix Barral, 2016)
Y seguimos con literatura decidida a «tomarle el pulso» a nuestros días. Porque uno de los mejores libros de relatos leídos este año —fantástico para la ficción breve— nos ha llegado de Chile, de la mano de una jovencísima autora con una portentosa habilidad para lograr captar la mirada, desconcertada, apabullada, de una infancia y juventud desbordada por los acontecimientos de ese «mundo adulto» con el que están obligados a convivir. Inocencia interrumpida —nada que ver con la lamentable película del mismo título—. Poseedora de una voz que sublima las aristas y no necesita recrearse en el drama o angustia vital para mostrarnos esos «rituales de paso» en los que todo cambia, Paulina Flores se revela en estas nueve historias, marcadas por el paro, la falta de expectativas, los reencuentros casuales que esconden sorpresas, el ritmo inexorable del barrio, la inercia fatal y la supervivencia cotidiana, como una creadora de pegada inmediata, pero, lo que es aún mejor, poso indeleble.  
malayerba

Malayerba, Javier Valdez Cárdenas (Jus editores, 2016)
Más realismo… y mucho más crudo. Que en América Latina, y especialmente en México, existe un problema llamado narcotráfico no es nada nuevo —de hecho, ya hemos hablado de él en esta sección—. Y que existe una guerra abierta entre el gobierno, los narcos, las pandillas y los paramilitares tampoco. Pues de ese país, el de los gánsteres, los «narcocorridos» y las «narconovelas», de ese país de grotesca opulencia y extremas violencia y corrupción, Scarfecianas «narcovillas» donde los villanos se convierten en héroes —como en ciertas series «revisionistas» tan de moda— es el lugar del que huye Javier Valdez en Malayerba, breve pero intensa radiografía de la sociedad mexicana. Historias reales convertidas en brutales microrrelatos de niños que sueñan con ser narcos, vivir en grandes ranchos y tener grandes camionetas. De mocosos que portan orgullosos vídeos de torturas en sus móviles y adolescentes que juegan con reproducciones de armas aterradoramente reales. O de esos «peones del crimen» que son siempre los primeros en caer. En definitiva, un compendio de voces que subsisten, combaten, «sueñan» y padecen la vida bajo el narco.

xingu

Xingu y otros relatos, Edith Wharton (Palabrero Press, 2015)
Hay muchas, grandes, maravillosas «cuentistas», pero sólo habrá una Edith Wharton. La precisión quirúrgica en cada diálogo. Su incomparable habilidad para sabotear los convencionalismos de principios del siglo XX, mostrando lo ridículo y artificioso de la vida burguesa-aristocrática sin perder nunca la elegancia. Y la ironía permanente, felina, siempre a un paso de convertirse en sátira feroz contra las clases altas. Todas esas «marcas de la casa» las encontraréis en Xingu, ese hilarante club del libro al que las mujeres acuden para destriparse intelectualmente unas a otras. En la rocambolesca La elección y en Los otros dos, donde un recién casado tendrá que lidiar con los dos exmaridos de su flamante esposa. También en Los ojos, en el que las historias de fantasmas se convierten en pesadillas de lo más reales. O en la más oscura del lote, La casa de la mano muerta, donde vemos hasta donde llegan los siniestros tejemanejes del doctor Lombard para mantener prisionera a su propia hija. Son sólo cinco relatos en cuidada edición bilingüe —además de buena literatura, practicas inglés, regalo perfecto—, pero son cinco Whartons. Palabras mayores.

cuentosdehadas

Cuentos de hadas, Angela Carter (Impedimenta, 2016)
Aunque si hablamos de cuentos, hay una recomendación obligatoria que hacer. Una de esas publicaciones largamente esperadas, con un halo mítico, en nuestro país. Me refiero a los Cuentos de hadas de Angela Carter, que felizmente ha caído en las manos adecuadas —el mimo en la traducción y edición están siempre garantizadas con Impedimenta— y que son una auténtica bacanal para los amantes de la forma breve, la tradición oral y, en definitiva, la expresión literaria en su forma más pura. Y seguramente el libro más feminista que vayas a leer este año —por no decir en mucho tiempo— Y es que ¡ojo!, tras su título pretendidamente infantil Carter escondió una ingente cantidad de relatos procedentes de todos los rincones del planeta protagonizadas por mujeres «de armas tomar» y no precisamente dirigidos a los más pequeños —o quizás sí, seguramente leer este libro sea una alternativa necesaria a Frozen—. Truculencia, sexo, violencia, humor sardónico y retorcido permean este volumen alejado de las memeces rancias de Disney y sus prototipos de princesas amas de casa. Una auténtica celebración del universo femenino a través de los tiempos, que además incluye los grabados originales de Corinna Sargood de la edición inglesa. Imprescindible.

BONUS TRACKS

itaca

La meta está en Ítaca, Álber Vázquez (Expediciones Polares, 2016)
Vamos a ser sinceros. Las reservas ante este libro eran máximas. Para un servidor, el boom del running es una de esos ejemplos perfectos de lo borreguil que puede llegar a ser la sociedad. Hordas de personas abarrotando el Decathlon para proveerse del equipo idóneo —que combine mejor, eso sí— para participar en la enésima carrera solidaria patrocinada por el centro comercial o cadena de televisión de turno… mientras el resto de mortales vemos como nuestras ya de por sí atestadas calles y transporte público se vuelven insufribles también un domingo por la mañana. Pero lo de Álber Vázquez, escritor y mediofondista, no es precisamente moda, sino una forma de vida seguida durante casi dos décadas, la mitad de ellas participando en la Behobia-San Sebastián. Así que su relato apasionado y existencial — ¿por qué corremos?—, salpicado de referencias literarias, musicales y cinematográficas —también del Bogavante Johnson—, engancha, «ganándote al sprint» al hablarnos de la soledad, de los sacrificios, de la «otredad» del corredor. Eso sí, no va a convencerme de que tres cuartas partes —siendo muy generoso— de los participantes en cualquier carrera popular son los domingueros del siglo XXI.  

trazadolargo

Trazado. Un atlas literario, Andrew DeGraff (Impedimenta, 2016)
Y acabamos con el libro más especial del lote, inclasificable porque no es un cómic, ni un ensayo ni, tampoco literatura. Y, no obstante, pocas obras albergan tanto amor por las letras como esta joya del ilustrador Andrew DeGraff apoyada en los textos de Daniel Harmon. Su atlas literario es la fascinante plasmación de esos mundos paralelos a los que nos han llevado algunas de nuestras obras favoritas —o por descubrir—  y que, hasta la fecha, sólo habíamos visto en nuestra imaginación. De repente te encuentras viajando, otra vez, por caminos que quizás te sepas de memoria, pero que al ver por primera vez en papel, te ilusionan como si fueras un crío al descubrir su juguete soñado. ¿Los míos? El Mississipi de Huckleberry Finn. El viaje campo-ciudad a ninguna parte de El hombre invisible. Y la recreación de Un hombre bueno es difícil de encontrar de la gran Flannery O’Connor —por la que DeGraff me ha ganado hasta el fin de los días—. Pero a buen seguro, cualquier lector encontrará los suyos, ya que los mapas van desde la Odisea de Homero por el Mediterráneo hasta las peripecias de Ebenezer Scrooge a través del tiempo, pasando por Shakespeare o Ursula Le Guin. Por si no se ha notado lo suficiente el entusiasmo, Trazado es un tesoro. Qué placer perderse en un libro con un buen mapa al lado…

¡Felices fiestas y lecturas!

To Top