Le Parody, Independance, Madrid (06/12/2019)

Eñe digital: lo sabroso de aquí

Sole Parody es uno de los proyectos personales más atrevidos por nuestros lares. Andaluza e instalada en Madrid desde hace años se estrenó de largo en 2012 con ‘Cásala’ un primer disco que fusionaba electrónica, samplers, ukeleles y ritmos programados con sonidos de la canción más autóctona, mirando con orgullo a la tradición en una aproximación sin igual. Esa perspectiva fue laureada dado los ricos frutos que dio. Luego han venido ‘Hondo’ (Warner, 2015) y en este 2019 ‘Porvenir’ (Autoeditado) que avanza más en su sonido con ritmos sintéticos, quebrados, con tintes oscuros, que resaltan esa estela flamenquita.

Fue un concierto en el que arrasó el concepto de “menos es más”. Desplegando sus canciones que cada una son pequeños universos, con letras muy sentidas, que conectan con el vivir. Hay mucha experiencia detrás. Se nota. Y sobre todo hay un respeto por las raíces. Por ese sentir y el ‘quejío’ de la tradición andaluza, pero con ganas de ir más allá y de experimentar con capas de electrónica del mundo, queriendo traspasar fronteras y adquirir sonoridades africanas del Magreb o asiáticas.

Y es que es impresionante el poderío a veces de alguien con tanta personalidad. Como sus propias convicciones, conectan, fluyen y sobrevuelan. Porque lo digital no deja de tener ese lado frío y alejado de la música más orgánica. Por ello el mérito es doble. Sole en solitario con toda su maquinaria, su micro y creciendo por montera, agitando su corriente musical. Mencionaba en twitter Sole que, más que ganarse al público, fue el público el que se metió en el bolsillo a ella. La sensación fue brutal. Sole tiene un discurso sólido de encuentro, pero también de crítica y no pasa desapercibido en “Europa” o “Alepo”. Un discurso muy humano y muy arraigado a la tierra y a los objetos (La Piedra, La fuente, El Junco, Flores). Quizás ya conecto menos con su propuesta con ukelele que le remite a sus inicios. Y puede que sea porque su propuesta está entre raíces y electrónica está muy bien ensamblada. Sacó a Elia Maqueda de Ruiseñora para cantar “La Piedra”.

Sole Parody consigue transmitir toda su energía, todo lo que concibe en estudio lo proyecta estupendamente en directo. Y su público, entregado, se deja llevar por toda esa energía. Acabamos seducidos ante ese buen hacer, que nos lleva al baile y sus textos dialogan con nosotros. Estamos ante un gran artista que crece con cada nuevo disco y ante un ‘Porvenir’ que debería figurar entre lo mejor del año.

Foto: SON Estrella Galicia