Publicidad

La letra pequeña del Primavera Sound 2014

Autor:  | Google+ | @curtillo

Como cada año, toca analizar el cartel del Primavera Sound con todo detalle y, además de elegir al grupo grande de turno, descubrir alguno de esos que ocupan la parte baja de la inmensa lista de bandas que tocan el último fin de semana de mayo en el Parc del Fòrum de Barcelona. En esta edición no los han puesto un poco complicado, ya que lo que podríamos calificar de parte media-baja del cartel, está repleta de nombres de sobra conocidos. Por ahí encontramos a Dum Dum Girls, Cloud Nothings o Cold Cave, que no necesitan presentación. Además de nombres de culto como los de Linda Perhacs (con nuevo disco después de 40 años) y Helen Love. Justo al lado de ellos nos topamos con bandas como The Growlers, Caveman o Speedy Ortiz, que a buen seguro se solaparán con alguno de los nombres grandes del cartel, y los acabarán viendo unas pocas decenas de personas. Pero bueno, por eso mismo merece la pena darles una oportunidad, para que alguien más se acerque a sus conciertos. Aquí os presentamos a cuatro de esas bandas.

The Growlers:

Aunque por aquí no son muy conocidos, The Growlers llevan un buen tiempo en esto. Pertenecen a la primera hornada de grupos californianos que revisitaron el garage rock, y la psicodelia que se practicaba en su estado tres décadas atrás, solo que ellos lo hacen de una manera un tanto particular. Sus conciertos tienen un punto teatral, y en ellos hay una buena dosis de travestismo e interpretación. Y es que su música, la cual no han dudado en llamar “Beach Goth”, da mucho de sí para esta clase de espectáculos. Por no hablar de sus letras, en las que encontramos títulos como Gay Thougths o Pretend I’m Gay. Como todas estas bandas, cuentan con un buen motón de grabaciones (muchas caseras), y casi es imposible contar cuantos discos oficiales tienen. Nosotros te recomendamos “Gilded Pleasures”, su último Ep, que data del año pasado.

Caveman:

Con “CoCoBeware”, los norteamericanos Caveman sorprendieron a gran parte de la crítica, y se pusieron el listón muy alto para su segundo trabajo. No han logrado dar con la fórmula de su álbum de debut, pero su indie-folk con tintes de rock, sigue funcionando. Se podría decir que son los Grizzly Bear de esta edición (salvando las distancias, claro), ya que no tienen ningún problema en hacer un pop melancólico con bien de percusiones. Su directo es toda una incógnita, pero seguro que merece la pena acercarse a ver como suenan encima del escenario canciones como In The City. Por cierto, que para el vídeo de este tema han contado con la actriz Julie Stiles, que sufre de lo lindo en los cuatro minutos que dura el clip. Te recomendamos que te pongas con su debut, que es donde dan lo mejor de sí.

Speedy Ortiz:

En un festival como el Primera Sound, siempre tiene que haber una cuota para el indie-rock, y dentro de ella están Speedy Ortiz. La banda de Northampton suena a los noventa por todos los lados, y sus guitarras contundentes recuerdan a grupos abanderados de aquella época. Sobre todo de toda la escena de grupos de chicas que aparecieron a principio de esos años. Así que ya sabéis, seguidores de Throwing Muses y The Breeders, podéis apostar por ellos sin temor a equivocaros. Como dato curioso, la semana que viene sacan a la venta “Real Hair”, un nuevo Ep que, según ellos mismos, está inspirado en el chart norteamericano de R&B. Este último lo puedes escuchar en la página de avances discográficos de Pitchfork, pero también te puedes hacer con “Major Arcana”, su estupendo álbum de debut.

Hebronix:

Daniel Blumberg dejó Yuck en su momento de mayor popularidad, con un debut de éxito y a punto de grabar su continuación. No sabemos muy bien cuáles fueron sus razones para abandonar el barco y formar Hebronix, pero alguna conclusión se puede sacar tras escuchar su álbum de debut. Las seis canciones que componen “Unreal” tienen muy poco que ver con el indie-rock noventero de Yuck, y aquí, el de Londres, se mueve hacia un rock más denso, cercano al slowcore de Come o Codeine. Lo suyo son cortes largos y reposados; esos que necesitan de cierto minutaje para despegar del todo. Por supuesto, también hay algo de lo que hacía con su antigua banda, y un corte como Viral, podría haber estado en el segundo disco de Yuck.

To Top