Publicidad

La letra pequeña del Primavera Sound 2013 (II)

Autor:  | Google+ | @curtillo

Poolside

Continuamos con un nuevo repaso a la letra pequeña del próximo Primavera Sound. Esos grupos que tienen mucho que decir, aunque toquen un escenario pequeño a la hora de la siesta. Eso sí, para esta segunda parte (la primera la puedes ver aquí), hemos incluido a una banda como El Inquilino Comunista, que de nueva tiene muy poco, y que cuenta con un gran número de seguidores. Pero también es cierto que para un alto porcentaje de los asistentes más jóvenes, son unos completos desconocidos. Por eso están aquí.


The Babies:

Hace un par de años, Cassie Ramone de Vivian Girls y Kevin Morby de Woods (otro de los grupos que actúan en esta edición), decidieron llevar su amistad más allá, y crear The Babies. ¿El resultado? Pues lo que te imaginas, Ramone aporta su rock lo-fi, y Morby su rock-folkie más clásico. La fusión no dio muy buenos frutos en su primer y, homónimo, trabajo, pero en su continuación han dado en el clavo. “Our House On The Hill” es una buena colección de melodías pop llevadas al rock, a veces más salvaje (Alligator) y a veces más suave (See The Country), pero siempre entretenido. Un grupo perfecto para ver mientras te tomas la primera cerveza de la tarde.


Poolside (en la foto):

Desde Los Angeles llegan Filip Nikolic y Jeffrey Paradise, los dos artífices de Poolside. Nombre que pusieron a este proyecto porque crearon estas canciones en el estudio que montaron en su casa de la piscina, y la verdad es que les viene como anillo al dedo: es el disco ideal para escuchar en la piscina. Su cruce de pop sixties a lo Beach Boys y electrónica nos dio uno de los grandes debuts del año pasado (“Pacific Estándar Time”), además de su estupenda versión del Harvest Moon de Neil Young, y Slow Down, uno de esos singles irresistibles. Perfecto para ver con el mar de fondo.


Mac de Marco:

Desde los suburbios canadienses nos llega la música de Mac de Marco. Este jovenzuelo (tiene 22 años) se ha convertido en una de las sensaciones del momento con su segundo trabajo. Letras que hablan del costumbrismo, de lo cotidiano de los barrios de las afueras y alguna que otra frikada más. Digamos que es como un Jonathan Richman de las afueras que no tiene ningún problema en dedicar un tema a sus cigarros preferidos (Ode to Viceroy) o en hablar sus relaciones familiares (Freaking Out the Neighborhood). Todo acompañado de una música a medio camino entre la parte más pop de Stephen Malkmus, y el folk del propio Richman. Desde luego, no cabe duda de que saber crear un buen hit. Otro que es perfecto para abrir una buena jornada de conciertos.


Nick Waterhouse:

Nick Waterhouse nació en 1986, pero bien podría haber nacido cuarenta años antes. Este chico de Los Angeles, le da al rhythm & blues, al jazz y al soul con una facilidad pasmosa, y sabe cómo crear sudorosos trallazos guitarreros. Seguro que ya estáis pensando en el “Paperboy”, pero aunque tiene algunas similitudes con este, no dejan de ser muy diferentes. Waterhouse bebe de fuentes mucho más clásicas, y su sonido es más primitivo y desgarrador. Lo podéis comprobar “Time’s All Gone”, su único trabajo, que contiene once incendiarios temas. Perfecto para ir calentando el ambiente.


El Inquilino Comunista:

Es complicado explicar lo que supusieron El Inquilino Comunista para el indie español de los noventa. La banda de Getxo fue uno de los alumnos más aventajados de Sonic Youth y Pavement, tanto dentro, como fuera de nuestras fronteras. Empleaban las influencias de estas bandas como nadie, y sonaban igual de bien que los grandes de noise de medio mundo, con muchos menos medios. A lo mejor esto ahora no tiene ningún mérito (todo el mundo puede grabar y editar un disco desde el salón de su casa), pero en aquella época sí, y mucho. Que Kim Deal de The Pixies dijera que era su banda favorita, o que ejercieran de teloneros de Sonic Youth en sus conciertos por la península, era todo un éxito. Quizá no vendieron tanto como Los Planetas o Australian Blonde, pero nos dejaron tres discos dignos de estar en cualquier discografía de un amante del ruido y la melodía. Además, en estos años de reuniones absurdas, ellos han demostrado que siguen yendo a su bola, y no han dado más de diez conciertos en casi una década. Da igual a qué hora los pongan, servidor no se los pierde. 

 

 

To Top