Hannah Williams, «50 Foot Woman» (Record Kicks 2019)

No parece que su obsesión sea tanto dominar las listas de éxitos mundiales, como sí ganarse el respeto del oyente más exigente y hacer el mejor uso del enorme talento vocal que atesora.

Muchos de los millones de personas que escucharon 4:44 de Jay Z, asumieron que los sonidos soul del sample que da base al tema provenían de algún clásico setentero con poderosa diva de raza negra al frente. Poco a poco, los más curiosos de estos oyentes han ido indagando y sorprendiéndose al comprobar que en realidad se trata de una tonada grabada en 2016 por una británica de piel pálida. Otros no alegrábamos de que la mujer en cuestión, Hannah Williams, tuviese una ocasión de asomar la cabeza más allá del pequeño círculo de amantes del soul en el que ya llevaba años siendo celebrada.

Este es su primer lanzamiento tras el empujón que le proporcionó el marido de Beyoncé, y Hannah no parece dispuesta a desaprovecharlo. Ya desde el guiño del título y la portada, se nos presenta como una gigante, una mujer poderosa que, con la ayuda de su impecable banda de soul, le puede plantar cara a Adele, al legado de Amy, o a cualquiera de esas voces blancas femeninas marcadas por la historia de la música negra. 

No creemos que Williams pueda llegar a las cotas comerciales de las artistas antes mencionadas. De hecho, a juzgar por los sonidos aquí recopilados (grabados con excelsa crudeza por el gran Shawn Lee, otra declaración de intenciones artísticas), tampoco parece que su obsesión sea tanto dominar las listas de éxitos mundiales, como sí ganarse el respeto del oyente más exigente y hacer el mejor uso del enorme talento vocal que atesora. 

Ya desde el comienzo, con la canción que da título al disco, Hannah va a la yugular, con un tema tan soul como rockero, en el que metales y coros femeninos conviven con un ritmo frenético y con sonidos distorsionados. Aunque no todos los cortes son tan extremos, y aunque podamos encontrar algún corte de patrón clásico que pueda contentar a los DJ´s ávidos de sonidos retro con los que dar gasolina a la pista (I Can´t Let This Slip AwayThe Only Way Out Is Through), no parece este un disco que se ajuste al molde de soul retro en el que algunos quieren encajar a Williams.

La mujer tiene pulmones y vocabulario para eso y más, y The Affirmations son capaces de acompañarla allá donde ella quiera. La cosa es que esta vez parece querer ir más allá de lo obvio, crear discos de temas originales que quieren sentirse contemporáneos sin por ello abandonar sus cimientos ni tirar de sonidos enlatados. En ese sentido, está más cercana a una Brittany Howard y a sus Alabama Shakes, que a cualquier diva de Daptone.

Abundan las baladas sentidas y poderosas, repletas de montañas que son escaladas y descendidas para deleite del oyente, aunque si he de señalar un momento en el que este trabajo alcanza su cenit artístico, ese es What Can We Do?, que juega al despiste con su delicado e intrincado comienzo coral a capella para acabar convirtiéndose en un muy seductor número de puro groove.

Lo dicho, una gigante.

Reseña Panorama
Puntuación