Publicidad

Festival Acústico Pop Solidario, Sala Obbio, Sevilla (14-01-2012)

Autor: | @talibanmusic_tm

popsolidariosevilla

Enero es el mes de los buenos propósitos, aquel en el que tradicionalmente intentamos marcar las líneas que guiarán el resto del año. Enmarcado en este contexto y con la finalidad de recaudar fondos para la ONG New Light, el sábado 14 de enero se celebró en la Sala Obbio de Sevilla la segunda edición del Festival Acústico Pop Solidario. La ONG New Light es una joven organización sin ánimo de lucro, situada en uno de los barrios de prostitución más antiguos de Calcuta (India), que tiene como misión principal promover la igualdad de género mediante la educación y la formación para la vida cotidiana, así como minimizar el daño causado por la violencia en mujeres y niños. Para la celebración de este festival de carácter solidario, la organización logró reunir un elenco de artistas de consolidada trayectoria, que mostraron elegancia y buen gusto en la transformación de sus canciones, en el formato acústico en el que desarrollaron sus actuaciones.  


A eso de las diez y con todavía poco público, Monumental Reválida abrió el festival. El dúo compuesto por Fran Rubio (Microondas, Lentejas Los Viernes) e Ire Díez (Static Move) expuso con acústica y ukelele las líneas maestras de un nuevo proyecto en ciernes. Cinco canciones en las que el protagonismo recayó en la belleza de las armonías vocales y en los delicados arreglos, conjugando a la perfección sobriedad y circunspección y que significó el debut en sociedad de Monumental Reválida, solamente enturbiado por el momentáneo apagón que sufrió la sala.

La banda Kenedy, liderada por el pamplonica Íñigo Laspiur y gran promesa del sello Spyro Music, escogió para su actuación formato de guitarra acústica y teclado. Dejando a un lado la vertiente más épica de sus canciones y entregándose a una interpretación introspectiva y emocional, Kenedy lograron el arrobamiento de los asistentes. Pronto nos dimos cuenta de que Kenedy jugaban en casa, ya que pudimos oír más de un grito afectivo proveniente del público. La interpretación de "Into The Wild" fue el broche de oro de una actuación, que constató el estupendo estado de forma de la banda.

Los cordobeses Los Alimentos hicieron un parón en la grabación de su primer disco para participar en este festival. Con guitarra acústica y guitarra eléctrica, y ataviados como estudiantes de internado, Nolo y Javi mostraron las influencias del pop español de los años sesenta, en bellas canciones con unas cuidadas armonías vocales y sutiles solos de guitarra. Bromeando sobre la resaca causada por la noche anterior, los cordobeses interpretaron sus hits "Concursos amañados" y "Osario", además de algún tema nuevo y "Trece", versión de El Hombre Burbuja. Definitivamente Los Alimentos no son un grupo de un único hit.

El albaceteño Modesto Colorado está curtido en mil batallas y lo demostró con las historias y simpatía que derrochó sobre el escenario. Bromeando con los asistentes, pasó de puntillas sobre un lapsus en la segunda canción que interpretó, achacándolo al combinado que bebía. El aplauso y las risas fueron el premio a su desparpajo. Y es que Modesto es miembro de honor de la aristocracia indie nacional, con una dilatada trayectoria al frente de Zipi Zape y Reno Dakota. Ahora comienza un nuevo proyecto como Colorado, cuyos temas presentó en el festival. Pop delicado y etéreo, frágil y directo al corazón, con “Eres tú” y “Ropa de viaje” como piezas más destacadas. Colorado es toda una delicatessen.

Juano de All La Glory hizo un sobrecogedor recorrido por algunas de sus canciones favoritas. A lomos de su guitarra acústica y con su particularísima voz, sonaron clásicos de Wilco, John Mellencamp, Lucinda Williams o The Tallest Man On The Earth entre otros. Haciendo suyo el desgarro de las canciones de otros y con una maestría y valentía aplastantes, Juano hizo enmudecer al público congregado en la Sala Obbio.

El cierre del festival corrió a cargo de los madrileños Cosmonauta. A esas horas de la noche Miguel Ángel, Nacho y Nicolás ya se habían ganado el cariño del público, asistiendo a todas las actuaciones, charlando amigablemente y bromeando con los asistentes. Cosmonauta fueron los únicos que actuaron con batería esa noche, por los que pudimos comprobar el buen hacer de Nicolás Martínez. Con una intensidad casi mística, cuidando los juegos vocales y flotando entre preciosas melodías, los madrileños dieron buena muestra de su pop melancólico y brillante en su primera visita a Sevilla. Con canciones como “Confesiones de un hombre bala” y “Desde el observatorio”, los madrileños inundaron la sala con emociones y vivencias, que fueron asimiladas por un público entregado.  

Después de los conciertos el carismático dj Dr. Música nos deleitó con una sesión elegante y ecléctica, en la que no faltaron ritmos negros y donde abundaron éxitos del ayer y del mañana más próximo, que conciliaron las ganas de bailar del público hasta bien entrada la noche. Genial fin de fiesta para una noche solidaria, en la que disfrutamos de buena música e hicimos grandes amigos.

Fotos: Hermanos González

[flickr set=72157628927368107]

 

 


To Top