Publicidad

Estrella Levante SOS 4.8, detalles de su próxima edición

Autor: | @indienauta

sos48

Lo que hace un lustro parecía una absoluta utopía, hoy es una realidad. Contamos en tierras murcianas con un festival consolidado a nivel nacional, y año tras año sigue ofreciendo una selección más que digna de artistas. Quizás el nivel de riesgo a la hora de las contrataciones no sea alto ya que la mayoría de ellas son grupos con mucho peso, pero no hemos de olvidar que esto es Murcia, y cualquier residente de esta región se hubiera tenido que frotar los ojos si le dicen que en 2013 íbamos a contar con un festival de este calibre.


A expensas de saber si la organización hará alguna contratación de última hora, vamos con un primer análisis de lo que nos vamos a encontrar el 3 y 4 de mayo:

Es un honor recibir a los galos de M83 en este festival. Pese a que llevan más de una década creando sonidos de procedencia interestelar, no fue hasta el álbum “Hurry up, We´re Dreaming” cuando dieron un golpe encima de la mesa revolucionando el panorama sonoro internacional. Tiene muchísimo mérito en los tiempos que corren realizar un álbum doble de 22 canciones, formato cada vez menos visto en los discos actuales por motivos tanto temporales como económicos. Y por supuesto, esta formación es mucho más que la fabulosa “Midnight City”, himno sin discusiones que les catapultó a los altares. Suponen una mescolanza entre marcianos synths con aroma ochentero y constantes guitarras y atmósferas que conducen a la épica y la emoción. Uno de los platos fuertes sin duda.

Crystal Fighters, esos británicos que tienen al Pais Vasco como su principal fuente de inspiración, son garantía de constante baile. Es difícil definir su discurso musical ,ya que viajan a la velocidad de la luz entre folk, electrónica sutil, ritmos vertiginosos e incluso utilizando instrumentos de procedencia vasca. Son muy divertidos, y el buen rollo que reparten durante sus actuaciones bien merece una escucha con cerveza fresca en mano. Expectante por saber cómo sonara su nuevo álbum “Cave Rave”, pues con ellos hay que redefinir los límites del sonido constantemente. También de las islas proceden los irregulares Bloc Party, capaces de hacer un maravilloso primer disco, “Silent Alarm”, con el que nos sorprendieron y enamoraron a todos .Sin embargo, su último largo “Four” decepciona bastante. Pese a que aparecen en él un conglomerado de estilos: pop bastante plano, guiños al heavy metal, ritmos country e incluso canciones con clara influencia punk, nada queda de lo que un día nos emocionó. No obstante ,si realizan una acertada selección de canciones de sus discos pueden ofrecer un directo interesante. De las propuestas del festival que más incertidumbre me provocan.

Una de las actuaciones que espero con más interés es la de The xx. Estos imberbes londinenses demuestran pese a su juventud una puesta en escena sobria, oscura, y sobre todo, mucho más madura de lo que cabe esperar si nos fiáramos de su pasaporte. Vienen con “Coexist” bajo el brazo, un disco un punto por debajo que sus anteriores obras, pero comprobé de primera mano que en directo logran elevarlo hacia el cosmos. Entre una densa humareda logran mostrar vías de luz a través de su profundo y armónico sonido. Perfectos para degustar a fuego lento y sin prisas. Cómo no, el grupo que viene a continuación también procede de Gran Bretaña. Lo que les ha ocurrido a Citizens en muy pocos tiempo es digno de estudio, ya que en apenas un par de años han logrado convertirse en una banda de primer nivel, siempre con el electro-pop como tarjeta de visita.
Su música es amable,con ritmos pegadizos, potentes bajos y una fragancia que atrae a las masas desde el minuto 1 de escucha. Divertidos y luminosos, intuyo que serán muy bien recibidos en la tierra de Camacho.

Para finalizar la colonización de los vástagos del almirante Nelson, vienen a deleitarnos con su música Clock Opera. Me encanta esta formación. Sus idas y venidas entre pop y electrónica, luces y sombras, emoción y desasosiego, hacen que sea muy especial escucharles por primera vez en directo. Aún son poco conocidos, pero les auguro un gran futuro si siguen paseando en el fino alambre del virtuosismo y la calidad.

La ciudad de Bergen (Noruega), es conocida por ser la ciudad más lluviosa de Europa, ya que uno de cada tres días están pasados por agua, y por ser la tierra de Kakkmadafakka ,grupo que emana frescura a raudales. Su vitalismo en directo se multiplica por mil. Garantizan sonrisas y bailes por doquier y son un buen contrapunto a otras propuestas algo más intimistas y relajadas.

La presencia del pop patrio es más que notable en esta edición de SOS 4.8. En un país como España en el que hay tantos grupos ofreciendo sonido de similar factura, Cuchillo es un oasis en medio de la monotonía. La profundidad y alma de sus canciones es su signo distintivo. Ocurre algo parecido con Extraperlo o Jero Romero. Se alejan de la pista para adentrarse en melodías y letras muy personales que les convierten en la esperanza de un movimiento que en ocasiones ofrece mas que dudas. De Los Punsetes, Dorian o Lori Meyers ya está todo dicho. Muy efectivos en sus directos, con numerosos seguidores e imprescindibles en un cartel tan variado y para todos los públicos. Por último, L.A. es un soplo de aire fresco a la escena. Un sonido orgánico y preciso encabezado por Luis Alberto Segura, que ha dado un giro al grupo hacia una versión más cruda y directa y con un indudable salto de calidad.

Sorprendido estoy con la elección de la electrónica del festival. Continúan elecciones mainstream como ya ocurrió en años pasados, vease Vitalic VTLZR, uno de los padres de los inicios del movimiento festivalero en España y especialista en reventar aforos y rodillas, o Justice, que en formato dj set ofrecerá lo que sus muchos acólitos esperan, electro sucio que provocará la conversión religiosa hacia la cruz que les representa. Pero sin duda la gran sorpresa ha sido la presencia de los germanos Modeselektor. No sólo tienen el excelente gusto musical que exhiben en la formación Moderat junto a Apparat, sino que también son dueños y señores de la pista de baile. Ritmos rotos, techno, agresivo electro y un largo etcétera. No hay normas cuando estos tipos se ponen a los platos. Y no menos perplejo ando con la visita de beats de calidad como los que ofrecen John Talabot- que repite un año más- y Jamie xx. Ambos emanan una electrónica de muchísima complejidad, lenta,cadente, con kilogramos de personalidad y no apta para oídos que buscan el baile
fácil.

Creo que esta edición es una de las más variadas y amplias de cuantas se han realizado. Si la organización configura un buen horario, podemos alcanzar el climax auditivo en buena parte del festival. No tengo duda de ello.

 

 

To Top