Publicidad

Entrevistamos a Alan Sparhawk, el líder de Low y RGC

Autor: | @MaxenceDodi

Aprovechamos la parada madrileña de la gira de Retribution Gospel Choir para entrevistar a su líder. Una charla en la Sala el Sol, donde nos habló sobre la improvisación en la música, sus proyectos futuros, y su familia.

– El último disco de  Retribution Gospel Choir está compuesto por tan solo dos canciones, cada una rozando los 20 minutos. ¿De dónde os viene esta idea de publicar un álbum bajo este formato, alejándoos radicalmente de lo que habéis publicado hasta la fecha?

Alan Sparhawk: El año pasado publicamos un 7 pulgadas con canciones muy directas, bastante cortas, de dos minutos… Teníamos ganas de publicar esas canciones tan directas, alejándonos del formato convencional del álbum de 12 cortes. Luego nos vino la idea de emprender otro camino hacia canciones más largas, una vez más, alejándonos del formato convencional de un disco. Estuvimos una temporada tocando en directo cada semana en una sala cerca de casa, y eso nos dio la oportunidad  de improvisar largo y tendido a partir de unas ideas de canciones que teníamos. Nos dimos cuenta de que si lo queríamos podíamos hacer durar esas canciones mucho tiempo, sin saber realmente la dirección que podían tomar, pero los chicos querían que fuéramos lo más lejos posible en la improvisación. Escuchamos mucho a Rolling Thunder Revue en la carretera. A la hora de terminar de grabar “Can’t Walk Out”, pensé “Ok, esta canción ocupará la cara A de un vinilo, ahora a por la cara B”.

– ¿Grabasteis esas dos canciones en una sola toma? ¿Con condiciones iguales a las del directo?

Alan Sparhawk: Estuvimos dos semanas trabajando sobre la estructura final de “Can’t Walk Out”, pero finalmente la grabamos en una toma, y esa fue la buena. Algunas semanas después, Neils Cline vino a tocar a la ciudad con Wilco, y lo secuestramos durante unas horas para que pusiera unas líneas de guitarra sobre “Seven”. En tan solo dos horas que estuvo en el estudio de grabación, y sin escuchar la canción previamente, nos cogió el ritmo, y pudimos grabarla con él. El proceso de grabación resultó ser muy fácil, ya que hace tiempo que tocamos juntos, y queríamos captar la intensidad que nos caracteriza en directo.

– ¿Pueden coger otro rumbo estas dos canciones cuando las interpretáis ahora en directo? Imaginamos que sois muy capaces de hacerlas durar aún más de 20 minutos…

Alan Sparhawk: Todo es posible con tal formato de canción. Su interpretación en directo y su duración depende de unos cuantos elementos: nuestro estado de ánimo del momento, la reacción del público, la cual tiene mucha influencia sobre nuestras actuaciones, pero también hay que tener en cuenta la evolución de la improvisación en la cual nos sumergimos a veces… Cualquiera de los tres puede aportar algo nuevo en el directo que hará que los demás vayamos a sumarnos a ello y querer llevarla más lejos. Al fin y al cabo, cada noche es diferente, y cada noche suena una versión diferente de la canción. Eso sí, todas igual de excitantes. Quisimos captar esta intensidad del directo durante la grabación, pero es complicado, ya que es el directo él que nos lleva hacia otros lugares no visitados. Eso es lo más interesante para nosotros, lo más valioso. Sabemos cómo empieza una canción, pero casi nunca cuándo ni cómo terminará…

– ¿Os queda tiempo para interpretar otras canciones de vuestro repertorio después “Can’t Walk Out” y “Seven”?

Alan Sparhawk: (se ríe) Cada noche tocamos las dos canciones de “3”, y claro, ocupan un espacio importante en nuestros directos, a lo tonto, casi una hora de show… Pero no queremos renunciar a tocar otras canciones de álbumes anteriores. Ahora son casi interludios de calidad entre dos mastodontes…

– RGC te permite de cambiar de registro, pero también ¿quizás te permite escapar durante un tiempo de vida de grupo con LOW y tu vida de pareja con Mimi? ¿Lo necesitas para refrescarte y coger aire nuevo durante un tiempo?

Alan Sparhawk: Realmente no veo las cosas de esta manera. Para nada No soy un artista individualista,  y la gente que me rodea para tocar música tiene una influencia importante sobre mi persona; los necesito, compartir es vital para mí, sentirme arropado humana y musicalmente es algo que aprecio mucho, no huyo de ello para nada. Soy la misma persona, escribo la misma música, no necesito escapar de LOW. Cuando toco música junto a Mimi, interpreto canciones de una manera diferente, pero en estos dos proyectos, soy el mismo, no necesito huir para recargar pilas para LOW, sólo necesito tocar, sólo necesito expresarme a través de la música.

– Hasta hace poco, os ha costado mucho a encontrar el equilibrio en la relación Mimi/Alan y vuestros bajistas. Muchos cambios a lo largo de los años, pero parece que habéis llegado a una relación estable junto a Steve Garrington. ¡Ahora pasas más tiempo con él que con tu mujer Mimi, ya que Steve forma parte de LOW y de RGC!

Alan Sparhawk: Pues sí, es verdad (se ríe), últimamente paso más tiempo con él que con Mimi. Intentamos nos cruzarnos las caras cuando volvemos a casa (se ríe). Steve es una persona muy generosa, un tío muy guay, y un gran profesional… Es muy bueno a la hora de aceptar y entender las situaciones de los grupos en los está implicado, deja pasar fácilmente ciertas cosas, porque sabe que formar parte de un trio compuesto por él y una pareja no es cosa sencilla, pero es un tío muy comprensiva. Cambiamos muchas veces de bajista en LOW, ya que reconozco ser una persona complicada a veces, pero todos somos humanos. No es fácil, pero cuando encuentras a un tipo como Steve, haces lo necesario para que se quede a tu lado, aporta demasiado a RGC y a LOW.

– ¿Qué te aporta RGC que quizás te falte con LOW?

Alan Sparhawk: Con Retribution Gospel Choir tengo la oportunidad de llevar mi estilo de guitarra hacia mucho más lejos, roza el reto físico, es más técnico, se convierte en algo físico. Te diría entonces que me siento mejor guitarrista con RGC, pero a veces hasta me siento mejor cantante, pues necesito trabajar mucho. Antes de LOW, venía de la improvisación, ya fuera con música Noise o con percusiones. Improvisar es algo es algo muy importante para mí a la hora de abordar la música, y con LOW, todo está más controlado. Siempre fuimos conscientes de nuestras propias limitaciones, la improvisación nunca ha ocupado un espacio importante en LOW. Mimi no es una gran improvisadora, no le interesa mucho realmente, mientras que con los tíos de RGC es algo natural, vienen de esta música, la entienden perfectamente, vienen del Jazz, de la impro R’n’B, una paleta muy amplia de influencias y estilos que ya trabajaron por el pasado. No tienen miedo a la hora de lanzarse a trabajar en un disco como “3”. Es importante para mí el hecho de no estar siempre controlando todo, cada uno aporta algo diferente, dejamos evolucionar las cosas casi por sí solas, y obtenemos algo, mientras que con LOW, componer y estructurar una canción casi se hace de forma automática.

– Acabas de decirnos que Mimi y la improvisación no son muy amigos, pero ¿piensas que este disco de RGC puede tener algún tipo de impacto sobre el próximo disco de LOW?

Alan Sparhawk: En los principios de LOW ya creamos canciones con un formato largo, sin llegar a alcanzar los 20 minutos, obviamente, pero para los últimos discos de LOW, casi todas las canciones tienen formato clásico de canción Pop. A veces, intento empujar un poco a Mimi hacia la repetición de ciertas frases musicales, pero es algo que aún no está muy aceptado por su parte. Tenemos ideas para el próximo disco, pero de momento son solo ideas, no sé exactamente hacia dónde nos llevarán.

– “The Invisible Way”, último disco de LOW, era en su gran mayoría acústico, un contraste brutal con lo que es “3” de RGC. ¿Tendrías ahora ganas de equilibrar las cosas en alguna manera y electrificar de nuevo las cosas para el próximo LOW?

Alan Sparhawk: No soy una persona que busca el equilibrio entre las cosas. Imagínate, apenas aguanto correctamente de pie, físicamente hablando, claro (se ríe). Es algo que me importa poco, me da igual, voy hacia donde la música me guía, sin pensar en si tengo que reajustar ahora el sonido de LOW porque “The Invisible Way” fuera un álbum acústico.

– ¿Has pensado  en darle una continuación a tu álbum en solitario “Solo Guitar”?

Alan Sparhawk: Tengo esta idea en la cabeza desde hace varios años, sí, pero sin haberme fijado ningún plazo, ni fecha para un nuevo disco propio. Hasta podría ser algo diferente que un disco mío en solitario, podría ser un disco de colaboraciones, me gusta compartir con otros artistas y no estaría mal recopilar este tipo de material algún día. De momento, no siento esta voz interior que hizo que “Solo Guitar” viera la luz. Ese disco es un éxito para mí, cada parte de mi corazón me pedía que lo hiciera, mi mente, mi cuerpo, mis manos. Tenía que hacerlo, era casi una cuestión de supervivencia. Espero a que vuelva a sentir este tipo de cosas de nuevo para lanzarme otra vez.

– Un disco en solitario, tres discos con RGC… ¿Crees que a Mimi también le gustaría lanzarse a  este tipo de aventuras al margen de LOW?

Alan Sparhawk: A veces intento empujarla hacia algo así, pero Mimi es una persona muy tímida, y no le interesa que toda la atención se centre sobre ella. Se siente bien con LOW, no quiere más protagonismo. En “The Invisible Way”, compuso más canciones que nunca, y me gustaría algún día que hiciéramos un disco de LOW en el cual fuera la única voz, pero de momento no ha surgido.

– ¿Qué artista ha captado tu atención recientemente?

Alan Sparhawk: El primero que me viene a la mente es John Grant. Cuando tocábamos en Denver con LOW, solía abrir para nosotros con su banda, pudimos conocerle, luego le perdimos un poco su pista, y volvió a surgir en nuestras vidas con sus dos magníficos discos. Es un compositor talentoso, y un cantante muy bueno. Un día vi que Mimi estaba escuchando el disco en la cocina de nuestra casa, y rápidamente se convirtió en un clásico para nosotros en casa y en la carretera.

– ¿Es en esa misma cocina donde descubriste la canción “Stay” de Rihanna, de la cual hicisteis una versión hace poco?

Alan Sparhawk: (se ríe) Pues sí, es así, ¡exactamente! Los niños y Mimi estaban escuchando aquella canción muy alto en la cocina, llegué y le dije a Mimi ¡Wow!, bastante buena esta canción, ¿no?”, a lo cual respondió que sí, que le encantaba. No dejábamos de cantarla con los niños hasta el momento en el que le dije a Mimi que por qué no hacer nuestra versión de ella. La tocamos primero en el Pitchfork Festival y luego la grabamos en estudio.

– ¿Qué piensan tus hijos de RGC? O ¿son más bien pro-LOW?

Alan Sparhawk: Creo que haga lo que haga, con RGC o con Low, no les impresiona para nada (se ríe), seguramente porque forma parte de sus vidas desde siempre, es el curro de papá y mamá y ya está. Los dos tocan el piano. Además, Hollis está aprendiendo a tocar la batería, y Cyrus el bajo. De vez en cuando les gusta bajar al sótano para tocar algo con nosotros.

– ¿quizás tu próximo proyecto entonces?

Alan Sparhawk: (se ríe) ¡A saber!, ¡Por qué no! ya grabamos cositas con ellos, quizás vea la luz cuando una discográfica publique nuestra antología de 20 cds (sonríe). Cyrus ensaya de vez en cuando con nosotros, tocando el teclado, o la trompeta, pero no dura mucho tiempo.  Después de canción y media, lo vemos cabizbajo, algo desesperado, creo que no somos lo suficientemente buenos para él (se ríe).

To Top