Publicidad

Entrevista con James Holden

Autor: | @D_Zorg

Entre las centenas de músicos y compositores provenientes de Inglaterra que, por encima de una guitarra, optan por una consola y una tornamesa, James Holden destaca por su verdadera búsqueda de colapsar estimas de géneros; trance, rave, dubstep, todo eso lo entiende de una manera distinta a lo que la gente usualmente pensaría.

Más texturas y paisajes que música como tal. Dentro de la numerosa y variada oferta del SÓNAR este año, Holden es un suceso multi-sensorial a no perderse. No por nada fue seleccionado por el mismo Thom Yorke para acompañarlo por toda Norteamérica como acto soporte de Atoms For Peace, pero esto le tiene sin cuidado ya que no deja de ser bastante amable y bonachón.

¿Qué tan accesible o cerrado puede ser un club de Londres para un DJ que viene de Devon?

Tengo ya 15 años en Londres, así que como un externo o extranjero ya no me siento. Creo que Londres es de las pocas ciudades a las que aún me interesa ir a clubes, la pondría como en la número uno, la número dos es la Ciudad de México y Los Ángeles el tres; el resto del mundo, Devon incluido, no me atrae para salir en la noche.

Para que una ciudad o una escena pueda ser interesante o atractiva para mí, es que sea una especie de choque o colisión de culturas, cada esquina es un color diferente con diferentes ropas, es emocionante, todo es más rápido y es un ritmo que te transmite una sentimiento que si parpadeas ya te perdiste de algo.

jamesholden2

Siempre que a un músico le preguntan por sus influencias, es muy común que responda un sin número de géneros que se podrían entender como peleados el uno con el otro, disparatados y muy distintos ¿hay ahora una búsqueda intensa de romper con los géneros y hacer aún más difícil el trabajo del periodista para describir el proyecto?

Los géneros hoy en día son muy limitados y estoy en constante pelea con ellos; me gusta decir que toco ‘Cosmic’ con ‘Kraut-Rave’ ¿me entiendes? Voy más hacía los términos psicodélicos y ¿sabes qué? ‘Trance’ es una gran palabra, estoy contento con el término trance pero toda la música que la gente llama trance es la música equivocada… deberían llamar a eso “mundano” (ríe).

La idea de música hipnótica me gusta, me encanta… eso es más cercano a lo que yo hago y el efecto que quiero transmitir.

¿Qué tan seguido te hipnotizas con música ahora que eres ya parte de la industria?

Oh si, definitivamente me sigue pasando, y muchas veces. Hice un soundtrack para un proyecto de neuro-consciencia en el cerebro, e hice mucha investigación al respecto. Estuve escuchando grabaciones diseñadas para cambiar tu estado de consciencia, que… que te joden el cerebro. Si escuchas a Terry Riley, Harmonia y esas cosas, sentado en la oscuridad, es muy similar. Es divertido, lo disfruto mucho.

Por tu parte ¿Crees que más allá de una lucha por vender material físico, la cruzada en contra de Spotify tiene connotaciones intelectuales sobre desmerecer el trabajo artístico?

Recuerdo cuando era un adolescente, realmente apenas estaba descubriendo la música y, hacía lo posible para pagar por la música y trabajaba, lavaba platos por las noches y adquiría CDs cuando podía pero también copiaba muchas cintas a mis amigos y sin esas cintas, nunca hubiera descubierto la cantidad de cosas que en ese entonces había, y no me hubiera desarrollado como artista.

Como músico quiero tocar para gente que entiende la música no solo a un nivel pasivo y que busca entretenimiento, quiero que haya gente que conoce ya lo principal y que aún quiere más, algo nuevo. Quiero que haya gente que pueda escuchar mucha música, y en ese aspecto, vaya, si eres un adolescente, Spotify debe ser asombroso en comparación con nuestros días de juventud, es muy bueno para un adolescente pero, cuando ellos crezcan quiero que tengan esa iniciativa y compromiso de comprar música, porque nada se compara a tener el disco físico.

Aún no funciona la plataforma, y digo, puedo hacer dinero suficiente para vivir, no quiero ser un millonario ¿y el debate? Estoy más de acuerdo con Thom Yorke que con Dave Stewart.

jamesholden3

En los clubes, festivales y revistas de música electrónica británica, el último gran género o que de menos se mantuvo en boga durante mucho tiempo fue el dubstep ¿qué tan propositivo o dañino es este punto para la evolución del género en Inglaterra?

Los últimos tres años han sido muy emocionantes, porque realmente, Inglaterra había estado perdida y generando unos DJs Dinosaurio que solo tocaban house prehistórico y todo poco a poco se perdía en la sombras; luego vimos a Alemania y Alemania igualmente se perdió en el camino y se puso aburrido, la escena de Berlín se puso realmente conservadora y el dubstep fue como si unos punks muy jóvenes de Londres tomaran las riendas y propusieran algo.

No sé qué siga, porque el dubstep americano es jodidamente horrendo pero muy famoso, los DJs de Londres ya no quieren que se les llame dubstep, y en la misma manera no quiero que me llamen trance, y la idea básica para esta situación es alejarte de todos estos bastardos que lo arruinan. Se trata de madurar y encontrar una nueva dirección… acá entre nosotros, es cuando los medios le prestan atención y se pone en boga, cuando ya es demasiado tarde. Cuando acapara la atención de la prensa es que está apunto de arruinarse ya que en breve llegarán un montón de personas que buscarán la fama haciendo copias baratas.

Yo no quiero estar en lo in, no quiero ser cool. Cuando la NME sabe de tu música, es momento de cambiar (ríe).

En los shows de rock nunca faltan las riñas y peleas entre el público, sea cual sea la banda ¿qué tan seguido has visto violencia en tus shows?

Recuerdo una vez en algún lado de Europa del Este o algo así, como una especie de batalla en la pista; yo toco música bastante tranquila, bastante “amor y paz” que realmente no invita a la violencia y ni siquiera va en un tempo que produzca sangre en la nariz; debo remarcar que hoy más que nunca, la gente que va a mis shows son gente amable, gente muy sonriente… lindos niños y niñas. De la mano, bailando, pasándosela bien.

Ya hay tantos festivales y carnavales de música electrónica por todo el mundo, que seguro es inevitable señales un par de nombres que te dices “¿Por qué es tan famoso? ¿Por qué la gente lo busca tanto?” ¿Te animas a señalar a un artista o DJ que verdaderamente no comprendas donde está su encanto?

Yo… yo me temo no lo puedo decir. Me ha pasado recientemente, siendo honesto, me pasa todo el tiempo. Y es obvio, puedo ver porqué es tan accesible para la gente, porque es “silicona” y se va por las cosas fáciles y las rutas obvias para generar reacciones. Y yo no puedo hacer eso, hay veces que estoy dando un show y traigo entre mis grabaciones algo que digo ‘esto está bien’ pero me doy cuenta que es muy obvio y no puedo hacerlo, y cuando lo hago solamente me doy vergüenza y no me puedo hacer eso. Lo borró y adiós archivo para siempre.

Cuéntanos un poco sobre tu experiencia como invitado especial para la gira de Atoms For Peace en Norteamérica.

Thom (Yorke) me mandó un e-mail y me preguntó ¿te gustaría hacer esto? Y yo usualmente no toco tan “en vivo” más allá de un par de presentaciones especiales, pero si Thom Yorke me lo pide no puedo decir que no.

Toda la gira fue grandiosa, mucha diversión; el público para el que me presenté no fue más que maravilloso. Debo decir que tocar “en vivo” es de alguna manera más divertida que el formato DJ –es definitivamente mucho más demandante-.

El baterista con el que giré, Tom Page de la banda Rocketnumbernine es fantástico, es de hecho un músico de jazz así que sabe cómo dejarse llevar, como abrazar mi música. Lo que hago se presta mucho a la improvisación, y cuando en vivo sale algo mejor de lo que tenías planeado es una sensación asombrosa.

¿Puedes creer que el Casete esté de regreso? ¡Ya hay un Cassette Store Day!

Soy fan de los casetes, por su sonido, como, por ejemplo, en mi estudio, tengo cuatro máquinas para casete y dos de reel a reel, y la mayoría de mi álbum fue grabado primero en casete antes de ser digitalizado y suena mejor. Hemos perdido tanta calidad en la transferencia de análogo a digital que por mucho tiempo se pensó que solo se graba de una plataforma a otra pero no, se perdía un filtro y una especie de distorsión que lo digital no tiene, es plano, es plástico.

Cuando grabas algo en una cinta se siente real, es más vivo que solo dejarlo correr en una computadora, como pones play en la computadora y suena igual, en cambio en la cinta cada vez se pone peor porque es real, está vivo, es un momento, y significa algo.

¿Cuál fue el último casete que recuerdas haber comprado?

El único casete que alguna vez compré fue “Get a Grip” de Aerosmith a los 16 años ¡No es un álbum brillante! ¡Es basura! Pero, mi vecino un día decidió hacer limpieza general en su casa y tiró todo al patio, encontré ahí un casete que era la recopilación de su madre de música Highlife de Ghana y era brillante. Tan buena, de ahí pedí que me prestara toda su colección de África… así que, los casetes están definitivamente IN (ríe).

jamesholden4

To Top