Publicidad

Enmarcando discos (U2/David Wojnarowicz – One)

Autor: | @adolf_ito

Enmarcando discos es una nueva sección de Indienauta en la que, más o menos regularmente, comentaré discos, pero no desde el punto de vista musical. Me centraré en las portadas; más exactamente en las fotografías que, por un motivo u otro, han terminado por ser la imagen de la música que los álbumes llevan en su interior. ¿Por qué el artista eligió esa foto? ¿Quién es el fotógrafo? ¿Qué relación tiene la imagen con la música? ¿Qué significado político, cultural, sentimental, etc., tiene la fotografía en cuestión? Estas y otras preguntas serán las que trataré de responder en esta sección que empieza hoy con un artículo sobre One (1992), el maxi de U2.

u2-one

En 1991 todavía no me sentía atraído por la fotografía como iba a suceder unos años más tarde, pero sí que me había convertido desde hacía tiempo en un coleccionista de discos. Recuerdo que cuando salió el Achtung Baby de U2 hice cola en el Madrid Rock de Gran Vía un domingo por la noche para ser de los primeros en comprarlo (para algunos lanzamientos especiales abrían la madrugada del domingo al lunes a las 12). Tengo en casa la edición digipak del álbum (no recuerdo ahora si fue la que compré ese día) junto a varios singles y maxis, y entre ellos está la edición en digipak de One (1992). Me interesó por los temas que acompañaban al single (una versión del Satellite Of Love de Lou Reed y otra del Night And Day de Cole Porter), pero lo que más me llamó la atención fue su portada. Aquella foto en blanco y negro virada a dorado de unos búfalos despeñándose por un precipicio me transmitía a la vez tristeza y calma. Además, tenía la sensación de que había mucho más detrás de la imagen, aunque por aquel entonces no indagué mucho sobre ella (conseguir información, aparte de la que venía en la contraportada del maxi, no era tan sencillo como ahora).

wojnarowicz-nangoldin2

Muchos años más tarde descubrí la obra de su autor, David Wojnarowicz, y supe que la foto (realizada en el 88 o el 89) no estaba tomada de una escena real, sino de uno de los famosos dioramas del Museo de Historia Natural de Nueva York. Wojnarowicz (1954-1992) fue pintor, fotógrafo, escritor, artista de performance, director de cine y activista contra el SIDA, y su obra ayudó a definir la caótica escena artística del downtown de Manhattan de los años 80. Dice Cynthia Carr de él (y de su obra), que “era tan feo que era bello”. Pero, curiosamente, por lo que más se le conoce es por la fotografía de los búfalos, que es sencilla y bella. El fotógrafo John Sevigny ve mucho más allá del símbolo de la crisis del SIDA en el que se convirtió la imagen, y afirma que “en una simple imagen, captura la desilusión forzada, sentida al límite de la locura por cualquier persona de centro izquierda durante una época en que la derecha era lo correcto y los homosexuales morían porque Dios mismo había descendido de los cielos a demandar Su venganza. Esta no es La Muerte De Un Viajante. Este es el equivalente fotográfico al Howl de Allen Ginsberg, una acusación a una nación enferma que se tambalea en la riqueza y la arrogancia, incluso en un festín con los más débiles, echando a los enfermos mentales a las calles, y culpando de la muerte a los moribundos”.

wojnarowicz_buffalos

Como he comentado anteriormente, la imagen es una fotografía de un diorama. Hiroshi Sugimoto, fotógrafo famoso, entre otros muchos motivos, por sus fotografías de dioramas del Museo de Historia Natural de Nueva York, explica el por qué del realismo de la imagen: “Nada más llegar a Nueva York en 1974, hice lo que cualquier turista. Al final visité el Museo de Historia Natural, donde hice un interesante descubrimiento: los animales disecados delante de fondos pintados parecían totalmente falsos, pero echándoles un vistazo rápido con un ojo cerrado, toda perspectiva se desvanecía, y de repente se veía muy real. Había encontrado una manera de ver el mundo como lo hace una cámara. Aunque el sujeto sea falso, una vez fotografiado es tan bueno como real”.

Curiosamente, U2 utilizó una fotografía de Sugimoto para la portada de su álbum de 2009 No Line On The Horizon, pero no fue un diorama, sino una de sus marinas (esta historia la contaré en otra ocasión).

Amazon-iTunes_packshot2

To Top