Publicidad

Wolf Parade “Expo 86” (Sub Pop – PopStock! 2010)

wolfparade

Mientras escribo esta crítica, me llega la noticia de que Wolf Parade han decidido tomarse un descanso indefinido. Una pena, ya que parecía que con este Expo 86 habían recuperado la inspiración que habían perdido en su segundo álbum (excepto en Language City, que siempre estará entre mis canciones favoritas del grupo).


Wolf Parade sorprendieron a medio mundo en 2005 con su álbum de debut, aquel tremendo Apologies To The Queen Mary, que, junto al Funeral de Arcade Fire, hizo de Canadá una de las primeras potencias mundiales (en cuanto a indie-rock se refiere, claro). Tras un segundo disco fallido –y cuando parecía que habían perdido el talento–, me tropiezo con este tremendo Expo 86, en el que no sólo recuperan el sonido de su primer álbum, sino que también cogen lo poquito bueno que había en A Mount Zoomer y consiguen crear el gran disco de su carrera.

En este tercer disco vuelven a esas canciones llenas de claustrofobia en las que la peculiar voz de Spencer Krug, y sus lamentos, está siempre en primer plano. Y también es evidente su afición por saltarse las estructuras convencionales y olvidarse de la estrofa-estribillo-estrofa a la hora de componer una canción, lo que hace que, a veces, cueste un poco más de lo normal sumergirse en su música. Afortunadamente, el tedio que planeaba por su segundo álbum y que hacía de ese disco un ladrillo con apenas un par de temas interesantes, aquí desaparece por completo para dar paso a las grandes melodías y a las grandes canciones como Little Golden Age, Oh You, Old Thing, Ghost Pressure o la emocionante Yulia.

Pocas pegas se le pueden poner a este álbum: quizá la excesiva duración de algunos temas (Cave-O-Sapien o Pobody’s Nerfect) o lo sosa que les ha quedado What Did My Lover Say? (It Always Had To Go This Way), son los únicos “peros” de este buen disco.

A ver si, con un poco de suerte, el descanso no es indefinido y nos vuelven a dejar otra joyita como ésta.

To Top