Publicidad

Wild Nothing “Nocturne” (Captured Tracks / Bella Union / Coop, 2012)

Autor: | @indienauta

wildnothingcover

2011 fue un año en barbecho para el proyecto de Jack Tatum, Wild Nothing. El impacto a nivel internacional de "Gemini" (Captured Tracks, 2010), su álbum de debut, fue tan fuerte que a punto estuvo de devorar en todos los sentidos al pobre Tatum, obligándole a tomarse un tiempo en el que decidir qué hacer con su vida, si retomar su carrera universitaria, algo que parece, ya ha terminado, y seguir dedicado su cuerpo y su alma a Wild Nothing. Afortunadamente, esta segunda parte nos interesa más que la primera, y parece ser que no la dejó por el camino, por eso hoy podemos estar hablando de "Nocturne", el segundo trabajo de Wild Nothing.


No vamos a engañar a nadie si decimos que con este segundo trabajo Wild Nothing no inventan nada, tampoco es que lo hicieran precisamente con su predecesor, ni tampoco lo haremos si decimos que con “Nocturne” consiguen un sonido totalmente distinto al que ya consiguieron con “Gemini”, pero lo que es totalmente cierto es que Jack y sus chicos siguen con esa aura enigmática que les da el pop oscurillo que fabrican desde lo más recóndito de sus habitaciones como buenos chicos tímidos que son. Y con “Nocturne”, el título elegido para este segundo trabajo, quizá tratan de descolocar un poco al oyente, ya que las melodías de este disco parecen mucho más abiertas y de alguna manera luminosas que lo que habíamos escuchado hasta ahora del grupo.

Ya con esa abertura de “Shadow”, juegan a deslumbrar en un paraje que en los últimos años se ha llenado de estrellas rutilantes y con temas como “Midnight song”, “Through the grass”, Disappear always” o “Paradise” se consolidan como una apuesta fuerte dentro del panorama pop actual. La mirada a los ochenta sigue más que fija en un disco que con las escuchas te va calando, como ese vapor de agua que se va postrando en tus cristales sin que te des cuenta hasta que, de repente, notas que se ha hecho de noche, y no, no es así, la tarde sigue ahí… Así podríamos describir de alguna manera lo que produce este segundo disco de Wild Nothing.

 

 

 

To Top