Publicidad

Underworld & Iggy Pop, “Teatime Dub Encounters” (Caroline, 2018)

Autor: | @sergiomiro

La unión entre Underworld e Iggy Pop encaja perfectamente en nuestra cabeza, como si el verles trabajando juntos fuese algo a lo que llevamos años acostumbrados. En realidad, su parentesco en el imaginario popular no tiene que ver con una colaboración creativa, pero es lo suficientemente icónico como para habérsenos grabado a fuego. Hablamos, claro está, de Trainspotting. El ‘Lust for Life’ de Pop abría la película de Danny Boyle, como compañía perfecta al inolvidable discurso de “elige una vida”, mientras que el ‘Born Slippy’ de Underworld se convertía en historia sonora de los 90 como música para el cierre del filme.

La fallida secuela del año pasado no podía soñar competir con repetir momentos así, ni en lo cinematográfico ni en lo musical. Pero al menos lo intentó. De hecho, el responsable de la banda sonora era Rick Smith, de Underworld, que se desvivió para convencer a Iggy para elaborar un tema juntos que coronase la película. Al final no fue posible, pero el acoso no cesó. Es más, se redobló en cuanto Smith conoció las intenciones de Iggy de abandonar el mundo musical tras su maravilloso “Post Pop Depression (2016). A la iguana había que atraparla, y si eso implicaba montar un estudio en una habitación de hotel en la que ambos se hospedaban, pues que así fuese. De ahí a este EP que ahora tenemos entre manos solo mediaron unos pocos pasos.

Fue en ese hotel donde se gestaron unas primeras sesiones de “aquí te pillo aquí te mato” en las que Iggy se dedicaba a improvisar algunos de sus ya legendarios discursos sobre unas bases que Rick y su compañero de Underworld, Karl Hyde, habían trabajado minuciosamente con anterioridad.

Con su carisma habitual, y sobre un ritmo machacón en continuo crescendo, Iggy nos recibe recitando: “Si tuviera alas, no haría nada hermoso o trascendental / No, me dedicaría a cualquier cosa que quisiera”. Aunque luego la historia deriva a una serie de delirantes experiencias entre aviones, azafatas y cocaína, esa frase resulta reveladora para descifrar el resultado final de este “Teatime Dub Encounters. Iggy, a estas alturas, por personalidad, porte y experiencia, tiene alas y las está empleando en hacer todo lo que le apetece. Sin excesivo esfuerzo, consigue elevar el buen trabajo de unos Underworld que ya en su disco de regreso (“Barbara Barbara, We Face a Shining Future, 2016) ya demostraron estar entrando en una madurez muy bien asumida.

En tan sólo cuatro piezas, con una duración total de casi media hora, este EP planta ambientes y propuestas suficientes como para dejarnos más que saciados. Tras la ya comentada ‘Bells & Circles’ llega una ‘Trapped’ en la que Underworld parecen poner sus máquinas al servicio de las clásicas referencias punk en las que Iggy siempre se sintió como pez en el agua. Especialmente emotiva resulta ‘I´ll See Big’, en la que sobre una atmosférica base instrumental escuchamos una serie de reflexiones sobre la amistad, con un final lleno de sarcasmo que rompe cualquier tentación de caer en sentimentalismos. Para el final se han guardado el mejor cartucho: una ‘Get Your Shirt’ entre bailable y coreable que sin duda será la envidia de James Murphy y sus LCD Soundsystem.

To Top