Publicidad

Twin Shadow “Confess” (4AD – PopStock! 2012)

Autor: | @indienauta

twinshadowconfess

Con firmeza pero con educación, George Lewis JR suele explicar que no considera del todo acertada la asociación que los medios suelen establecer de forma casi automática entre la música de Twin Shadow (su proyecto unipersonal) y los años 80. Según él, hay ciertos elementos en su obra que fueron populares en los 80, pero que está lejos de ser una recreación consciente.


En su honor hemos de decir que las canciones de Twin Shadow están interpretadas con una implicación pasional que rara vez se encontraba en el hit parade ochentero, y que algunos de sus esqueletos rítmicos poseen una sofisticación muy contemporánea. No en vano, recordemos que en su momento llamó la atención del mismísimo Chris Taylor (Grizzly Bear), quien le puso en el radar de lo más “in” al producir y editar en 2010 su disco de debut homónimo.

Pero, al mismo tiempo, gran parte de los sonidos y los trucos de producción a los que acude, por no hablar de las pintas que nos luce el buen hombre y del dudoso gusto en el diseño de sus portadas, contribuyen enormemente a consolidar el encasillamiento de marras.

La realidad es que Lewis es capaz de conjugar en una misma canción todo lo que admiramos y lo que (supuestamente) repudiamos de la década de Naranjito. Pongamos como ejemplo The one, uno de los grandes momentos de este segundo trabajo que ahora nos ocupa, que podría ser definido como una colaboración imposible entre Morrissey y los Wham! más petardos; o Patient, que alterna sin pudor un estribillo popero digno de la factoría Trevor Horn con un punteo de guitarra que parece haberse escapado de un disco de Poison (a efectos de contabilidad, he aquí otras referencias que le vienen a uno a la cabeza durante la escucha del disco: Prince, David Bowie, Peter Gabriel, …. todos en su etapa 80´s, por supuesto).

¿Funciona? Claro que sí, porque esas canciones son buenas y porque la voz de Lewis deja entrever una riqueza de matices que hasta ahora no nos era tan evidente.

También funciona, y de qué manera, ese pedazo de single llamado Five seconds, ya uno de los temas icónicos del 2012 y gran responsable de que el repertorio de Twin Shadow se quitase algo del lastre al que le condenaba el exceso de medios tiempos de su primer disco.

En general, se trata de un paso en firme de Lewis para consolidarse como artista más allá de la anécdota revival. Por alguna mágica propiedad que suelen poseer los buenos segundos discos, la cantidad de influencias que se dejan entrever en su música ya no son el elemento definitorio principal, sino meros ingredientes que ya se han asentado lo suficiente como para que el guiso tenga un carácter propio.

 

 

 

 

To Top