Publicidad

Twin Shadow, “Caer” (Reprise Records, 2018)

Autor:  | Google+ | @curtillo

Twin Shadow empezó su carrera a lo grande, con un disco lleno de pop elegante que le valió unas críticas estupendas. Más tarde publicó “Confess”, un disco notable en el que había una evidente influencia el pop de los ochenta. Pero en su tercer lanzamiento se estrellón de pleno. “Eclipse” era un disco excesivamente grandilocuente, en el que pop de estadio estaba a la orden del día, y al que le faltaban canciones redondas. Ahora vuelve con “Caer”, un cuarto trabajo con el que soluciona la papeleta y vuelve a sus dos primeros álbumes. De hecho, se podría decir que es una fusión de los dos.

Caer” tiene varios ingredientes que lo hacen interesante. Primero, tenemos los hits, que son sobresalientes. Tanto ‘When You’re Wrong’, en la que se pone más funky, como ‘Too Many Colors’, que es un gran tema de pop bailable, funcionan a la perfección, y eso que, de este palo, no son las mejores. Ese honor se lo lleva ‘Saturdays’, en la que, con la ayuda de las Haim, se saca de la manga un tema que nos recuerda al Prince más rockero. Toda una delicia pop que se lleva el título a la mejor canción del disco, aunque por poco. Y es que, ‘Brace’, con la que entramos en la otra faceta del disco, la de las canciones más reposadas e intimistas, también es brillante. Estamos ante un corte que tiene que la dosis justa de épica, en el que la cantante norteamericana Rainsford hace unos coros un tanto siniestros. Y lo bueno es que es una canción de lo más luminosa y esperanzadora. Rainsford también se encarga de ayudarle en ‘Sympathy’, otro de los temas más emocionantes del disco. Aunque, para emoción, tenemos la que pone en ‘Littlest Things’, el clásico tema de pop melancólico de Twin Shadow, algo que todavía le funciona. Y, por último, tenemos su faceta más oscura, la que despliega en ’18 Years’ y ‘Obvious People’, que son un poco más oscuras y menos evidentes.

No todo es destacable en este trabajo, también patina algunas veces. Es el caso de ‘Little Woman’, en la que se apunta al carro del autotune en una canción que resulta bastante aburrida. Tampoco resulta muy excitante una balada como ‘Runaway’, a la que le lleva buena parte de la canción despegar. Y tampoco tienen mucho sentido los dos interludios, que lo único que hacen es alargar un disco que no necesita se alargado.

Twin Shadow no se ha recuperado del todo, pero sí en buena parte, y ha conseguido que volvamos a confiar en su música. Algo que no resulta fácil después de un buen batacazo como el suyo.

Valoración: 7,7

To Top