Publicidad

Triángulo de Amor Bizarro, “Salve Discordia” (Mushroom Pillow, 2016)

Autor:  | Google+ | @curtillo

TRIANGULO-SALVE

No sé dónde leí o escuché que si Triángulo de Amor Bizarro fueran norteamericanos arrasarían en Pitchfork y demás medios anglosajones, pero no puedo estar más de acuerdo. Los gallegos no han bajado el nivel en sus más de diez años de carrera, y de sus cuatro trabajos solo se le puede poner alguna pega a “Victoria Mistica”, que no era tan redondo como sus dos primeros álbumes. Tres años después vuelven con su cuarto disco, y nos vuelve a sorprender con la que, probablemente, es su mejor colección de canciones.

Salve Discordia” tiene todos los elementos que han hecho de Triángulo de Amor Bizarro una de las mejores bandas de la actualidad (a nivel mundial). Por un lado tenemos varias de esas canciones que son auténticas apisonadoras, aceleradas y llenas de guitarras potentes. Sin embargo, por el otro, nos encontramos con unos Triángulo mucho más pop, haciendo verdaderos himnos melódicos y directos. Eso sí, siempre regados con su particular forma de ver el mundo y unas letras en las que no se olvidan de la actualidad política – “habría votado a la derecha por ti” canta Isa en ‘Qué hizo por ella cuando la Encontró’ -. Todo esto bajo el marco de la experiencia y con la seguridad que les da ser una banda suficientemente consolidada. Quizá por eso han hecho un trabajo que roza la perfección, uno de esos en los que cada canción podría ser un single.

Desmadre Estigio’ abre el disco de una forma diferente a la que nos tienen acostumbrados. El que fuera el primer adelanto del álbum, nos presenta a la banda gallega mucho más contenida que otras veces, donde incluso se atreven con un ritmo cercano al reggae. Como canción suelta no dice mucho, pero dentro del marco álbum tienes su sentido abrir con ella y meter a continuación la primera “apisonadora”, que no es otra que ‘Gallo negro se levanta’. Da igual que ya hayan hecho este tipo de canción unas cuantas veces, siguen sonando frescas e impactantes. Solo hay que escuchar esa bestialidad llamada ‘Cómo encontró a la Diosa’, y la parte final del disco, donde nos dejan ‘Euromaquia’ y ‘Luz del alba’, cinco minutos de lo más contundentes. No se le puede poner ninguna pega a este tipo de canciones, pero, aunque son de diez, lo mejor viene de la mano del pop.

Siempre me ha parecido curioso que tomaran su nombre de una canción de New Order y que para nada sonaran como la banda de Manchester. Eso ha cambiado en su cuarto trabajo, donde encontramos una influencia evidente de los británicos en la sublime ‘Baila Sumeria’. Y es que Isa le ha cogido el punto a esa tipo de canción más pop, y esta que se sale en este trabajo. Ya no solo en ese otro temazo popero llamado ‘Barca Quemada’, también en ‘Seguidores’, que empieza delicada y tranquila, y acaba en una tormenta de guitarras que les acerca a los torbellinos sonoros de Sonic Youth. O en ‘Qué hizo por ella cuando la Encontró’, en la que vuelven a reinterpretar el “Wall of Sound” de Phil Spector a su manera, con una buena dosis de guitarras y una deliciosa línea de teclado.

Por más que lo he intentado, no he encontrado fallos en “Salve Discordia”, ni siquiera en su tema final, donde están más escurridizos y oscuros que nunca. Lo dicho, el mejor trabajo de su carrera.

 

Valoración: 9,3

To Top