Publicidad

Toulouse “Serendipia” (La Máquina de Helados 2013)

Autor: | @talibanmusic_tm

toulusecover

Según la RAE, una serendipia es un descubrimiento o hallazgo afortunado e inesperado, que se produce cuando se está buscando otra cosa distinta. Con esta bonita palabra titulan su precioso primer largo los granadinos Toulouse, banda formada en 2006 y con tres eps publicados hasta la fecha. Parte muy activa de la escena granadina (no en vano alguno de los músicos miembros de esta aristocracia pop han militado en antiguas formaciones de Toulouse, como Julián Méndez de Checopolaco (ex Los Planetas y Lori Meyers) o Alejandro Méndez de Lori Meyers) Toulouse beben de las mismas fuentes de las que beben Lori Meyers o Checopolaco, retroalimentando una escena que no deja de sorprendernos. Y es que en Granada comprobamos a simple vista que la vieja guardia está muy en forma, pero si profundizamos, descubrimos que la sabia nueva (Aurora, Checopolaco, Napoleón Solo, Pájaro Jack, Brío Afín, Toulouse…) está presentando trabajos de gran calidad, que nos hacen ilusionarnos en lo que esta ciudad puede aún ofrecer.


Serendipia (La Máquina de Helados 2013) interpreta y reinventa la mejor tradición de las bandas nacionales de los sesenta, creando canciones de las que terminan por convertirse en una obsesión. Cantando en castellano, con unos coros muy cuidados y con melodías que por momentos cruzan los terrenos más luminosos para después atravesar zonas más oscuras, las canciones de Serendipia significan un paso adelante en la carrera de Toulouse, afianzándolos como alternativa en una escena que es ya de por si un completo tesoro. Si "A oscuras" rezuma por todos sus poros las enseñanzas de Juan y Junior al frente de Los Brincos, "Golpe en la mesa" o "Miss Sunshine" hacen lo propio con Formula V. Pero es "Punto de partida" el tema más completo del álbum, con letra, melodía y arreglos absolutamente brillantes. En "El mago" los granadinos nos recuerdan a The New Raemon y su épica tenebrosa, aunque las vestiduras menos coloristas de “La isla” o “Bossanova” deslucen un poco en una paleta de tonalidades tan intensas. Grabado en Producciones Peligrosas (estudios donde han grabado bandas como Niños Mutantes, Napoleón Solo o Blam De Lam entre otros), la producción de Jose Antonio Sánchez consigue de manera espectacular reproducir el sonido de las bandas de los sesenta. Una fina capa de polvo cubre preciosas melodías en un iniciático viaje al pasado. Es una magnífica noticia que bandas como Toulouse, Lori Meyers, La Cena, Los Alimentos o Pájaro Jack, recuperen el pasado de la música de este país y mejor aún que lo hagan de manera tan espectacular. He de reconocer que llevo días sin poder dejar de escuchar Serendipia y es que Toulouse han dejado de ser una promesa, por fin han dado un golpe en la mesa para presentarnos un fantástico trabajo que dará muchísimo que hablar.    .
To Top