Publicidad

Toothless, “The Pace of the Passing” (Island/Caroline, 2017)

Autor:  | Google+ | @curtillo

A principio de 2016, los británicos Bombay Bicycle Club anunciaron un descanso indefino después de una década tocando juntos. A su vez, también anunciaron proyectos en solitario de cada uno de sus miembros. El primero en mover ficha ha sido Ed Nash, su bajista, que acaba de publicar su debut bajo el nombre de Toothless. Y hay que decir que ha sido tremendamente listo, ya que mantiene un poco el sonido de su banda principal, pero también lo actualiza otro poco. Así se asegura su viejo público, el que se ha quedado huérfano, y uno nuevo, que puede ver en este álbum algo más interesante de lo que se suele encontrar en los discos de Bombay Bicycle Club.

Como viendo siendo habitual en los proyectos paralelos de los miembros de grupos famosos, “The Pace of the Passing” está lleno de colaboraciones. Ya no solo en la producción, de la que parte corre a cargo de Jack Steadman, su compañero de banda, también a la hora de buscar intérpretes para sus canciones. Por aquí nos encontramos las voces de Marika Hackman, The Staves, Liz Lawrence y Tom Fleming, que le echan una mano. Además, de lo más acertada, porque, tanto ‘Palm’s Backside’, donde Nash y Hackman se montan un excelente dúo bañado en una ensoñadora capa electrónica, como ‘Party For Two’, en la que se saca de la manga un excelente tema de pop sin complejos junto a Lawrence, son de lo mejor del disco. Además de la intensa y épica ‘The Sirens’, en la que las Staves hacen de las suyas.

No sería justo decir que todo el mérito de este disco se debe a los colaboradores, ya que Nash no solo ha conseguido un sonido elegante, en el que la electrónica juega un papel importante, también se hace con algún que otro hit. Es el caso de la directa ‘Sisyphus’, y su pegadizo estribillo, el cual está arropado por una capa contundente de electrónica. O esa ‘Alright Alright Alright’, que es un poco más rockera, pero igual de interesante. Algo que no podemos decir de ‘You Thought I Was Your Friend’ (I Want to Hurt You)’ y ‘The Sun’s Mid-Life Crisis’, en las que se excede con la duración, y nos deja dos los temas más aburridos del disco. El otro es ese pastiche épico-electrónico llamado ‘Terra’ que se encarga de cerrar el álbum.

A pesar de contener algunos tics evidentes –exceso de épica y alguna capa de sobreproducción-, el resultado final es notable, y a un servidor le dice bastante más que toda la discografía de Bombay Bicycle Club.

Valoración: 7,7

To Top