Publicidad

Tindersticks, “The Waiting Room” (City Slang, 2016)

Autor:

tindersticks_the_waiting_ro

Tindersticks están en ese momento en que ya no tienen que demostrarle nada a nadie. Hace ya tiempo que se ganaron el favor de la crítica, y tienen una pequeña legión de fieles seguidores que esperan con emoción cada nuevo lanzamiento discográfico del grupo.
Esto les pone en una situación en la que pueden hacer lo que realmente les apetezca sin tener en cuenta nada más que su propio criterio, pero también corren el riesgo de pensar que cualquier cosa que ofrezcan será bien recibida y por lo tanto (consciente o inconscientemente) “relajarse” demasiado. Afortunadamente este segundo supuesto no es el caso que nos ocupa.

Tras “Curtains” (final de esa trilogía “no oficial” junto con los dos primeros discos homónimos), el grupo decidió dar un cambio estilístico hacía el soul abandonando en parte el pop de cámara dramático que les había caracterizado hasta el momento. El resultado fue “Simple Pleasure”, que aunque al principio fue recibido de manera bastante tibia por los seguidores del grupo, acabó siendo un punto de inflexión y (junto con las bandas sonoras propias y ajenas) una de las influencias mayores en trabajos posteriores.

Y alrededor esos tres vértices (el soul ralentizado, las bandas sonoras de aire europeo, y el pop orquestal) se han movido sus trabajos posteriores, siendo fieles a su esencia pero incorporando matices nuevos a su discurso.
“The Waiting Room” es el primer material nuevo en casi cuatro años (“Across Six Years Leap” eran canciones antiguas revisitadas, y sus trabajos para bandas sonoras y similares aún firmadas con el nombre del grupo pueden considerarse como proyectos paralelos a lo que entendemos propiamente como un disco de la banda), y sigue exactamente esa línea. A los habituales arreglos de cuerda se han ido sumando unos cada vez más frecuentes arreglos de viento, y en la base rítmica el bajo tiene una presencia más importante.

Por lo demás el disco ofrece un buen muestrario de todos los tipos de canción a los que nos han ido acostumbrando con sus trabajos anteriores. Tenemos los temas instrumentales (“Follow Me”,”This Fear Of Emptiness”, “Planting Holes”), los duetos con fémina (“Hey Lucinda”  con la tristemente desaparecida Lhasa De Sela, y “We are Dreamers” con Jehnny Beth de Savages), el spoken word (“How He Entered“), los guiños soul (“Were We Once Lovers?”, “Help Yourself”), ………..
Todo ello con la clase, el buen gusto, y la melancolía marca de la casa.

Se trata de un disco de Tindersticks, y eso nunca es malo, pero sería una pena que se convirtieran en el típico grupo que saca disco nuevo “porque ya toca”. De momento no han caído en esa dinámica, esperemos que sea por mucho tiempo.

Valoración: 7,5

To Top