Publicidad

Tilde, Padre Ep (Siete Señoritas Gritando 2013)

Autor: | @talibanmusic_tm

tildeep

Parece que fue ayer cuando empezamos a oír hablar de Tilde (Planeta Tilde en sus comienzos), una banda de Barcelona formada por dos sevillanos, un catalán y un vasco. No, este no es un chiste basado en los tópicos de las nacionalidades, esta es una historia real detrás de la que hay mucho corazón. Lo cierto es que ya hace cuatro años de su primer ep y dos de su puesta de largo con La Compra Del Mes (Siete Señoritas Gritando, 2011), un discazo del que ya hablamos en Indienauta y que nos dejó completamente enamorados de Tilde.

En este tiempo la banda ha dado más de un centenar de conciertos y ha compartido escenarios con grupos de la talla de Standstill o La Habitación Roja, pero sobre todo Tilde ha crecido tanto que sus nuevas canciones suenan enormemente maduras. Sus composiciones son igualmente angulosas y oscuras, manteniendo esos ritmos poliédricos marca de la casa, pero Tilde hacen en Padre un acercamiento al pop psicodélico, dotando a sus canciones de atmósferas lisérgicas y de pasajes oníricos que se alargan en un infinito horizonte armónico, demostrando el virtuosismo de unos músicos en completo estado de gracia.

Con el acento marcadamente sevillano de la deliciosa voz de Mati, o haciendo guiños a la Semana Santa de Sevilla en “Semana Santa (y otros entierros)”, Tilde presume de orgullo sureño, aunque solo esté compuesta al 50% por andaluces. Pero es que la huella de Lole y Manuel, Triana, Smash, Jesús de la Rosa o Gonzalo García Pelayo (entre otros muchos) es tan grande, que aún difuminada y distorsionada, se agiganta y se te mete como un torbellino en las entrañas. Y no, no es que Tilde sean una banda de rock andaluz, pero es que los de Barcelona reinterpretan, haciendo propio y actual un discurso, que para muchos ya estaba pasado de moda (en eso nos recuerdan muchísimo a los onubenses Visión Sonora).

Cargando las tintas en las melodías y en los estribillos en “Acuerdo” y “El juez”, Tilde también suena afilados en “Semana Santa (y otros entierros)” y “Casa inhóspita” y rocosos en “Moscas” (atención a su épico final).

El Capo (Marco) Morgione hace sonar a Tilde mucho más contundentes y compactos, mucho más banda. Padre es un fantástico trabajo y sin duda alguna augura un futuro luminoso a la banda apadrinada por el genio de los Estudios Micromaltese. Como siempre, seguiremos ilusionados sus pasos.

 

 

 

To Top