Publicidad

The Very Most, Things Too Obvious to Sing (My Little Owl Records 2014)

Autor: | @Bloodbuzzedtwit

theverymostcover

Idaho. Estado de la patata y donde Ernest Hemingway se suicidó. No es un lugar muy popular a nivel turístico, pese a la belleza de sus paisajes y su abrumadora exuberancia natural. Tampoco es un lugar conocido por su música, siendo Built to Spill la única banda digna de mención surgida de esos lares. ¿La única? Corregimos. La única junto a The Very Most.

Y es que en Boise, capital de Idaho, reside Jeremy Jensen, hombre orquesta y perfeccionista orfebre pop bajo el nombre de The Very Most —técnicamente una banda, en realidad su vehículo creativo particular—. Con más de una década de carrera a sus espaldas, ha publicado tres discos, Making the Case for Me (2004) y los formidables Congratulations Forever (2008) y A Year with The Very Most (2010), además de diversos 7” y EPs, entre los que destacan Ununiversalizable Us (2012) y Just a Pup (2013) y múltiples colaboraciones —teclead Baffin Island en Google o indagad extraordinarios proyectos colectivos como el Between Two Waves del indispensable sello digital EardrumsPop o Village Green—. Su última aventura pop hasta la fecha, un nuevo EP, se titula Things Too Obvious to Sing, publicado en el sello británico My Little Owl Records, que desgranamos a continuación.

Things Too Obvious to Sing se abre de forma inmejorable con Wond’ring, tres minutos de auténtica perfección pop. Una melodía ensoñadora, eterna, de película añeja y tardes tranquilas, entre Burt Bacharach y sus adorados Beach Boys. Jeremy canta con discreción y delicadeza primero, para a continuación dejarse acompañar por la dulce voz de Vinnie Ransome de The Mini-Skips —y jefa de My Little Owl—, con la que acaba elevando el tema a cotas de inusitada belleza. El final con los coros celestiales haría feliz a Brian Wilson. Memorable.

Oh Maisy! es menos sorprendente y flirtea con los sonidos más twee. Con la presencia de Gia Trotter desde que las voces aparecen y un ritmo simple pero vivo y efectivo, la canción es la más ligera del EP, enganchando al oyente por su simpatía sin pretensiones. Pese a ello, en sucesivas escuchas, uno va descubriendo un delicioso colchón sonoro y, cómo no, una melodía irresistible.

Más redondo es el tema que le sigue, About Forgetting, más power-pop y directo, donde la percusión trotona resulta perfecta, dejando brillar al contagioso teclado y su sinuosa melodía en el estribillo. Pincharos en busca de sangre si no sentís nada a partir del minuto 2, tras el solo de teclado, cuando las voces regresan y la canción es simplemente gloriosa.

Y sin perder fuelle ni velocidad, el EP acaba con la titular Things Too Obvious to Sing, donde Jeremy sigue con su particular tradición de incluir un tema en el que se hace acompañar por una voz femenina, a la que aquí cede todo el protagonismo. La invitada en esta ocasión es la adorable Astrid Wiezell, cuyos proyectos Northern Spies y Don’t Cry Shopgirl recomendamos escuchar encarecidamente escuchar, que borda el tema más enérgico —dentro del pop siempre delicado de The Very Most— e inmediato del lote. Una bruma de teclados, percusión en ebullición, ritmo acelerado y melodía indeleble marca de la casa…imposible no pensar en los momentos más directos de Camera Obscura o leyendas del indiepop como Go Sailor, pero con una voz más “rockera”, próxima a los registros de Juliana Hatfield. En cualquier caso, un cierre magistral para un EP pluscuamperfecto.

Pero no acabamos el artículo aquí, ya que hemos tenido la oportunidad de entrevistar a Jeremy tras su gira por el Reino Unido, concluida en Indietracks. Con él repasamos su último trabajo —incluyendo un EP especial conmemorando dicho tour—, su carrera y futuros proyectos.

jeremyjensen

Hablemos de tu último EP y, concretamente de su título ¿Qué “cosas son demasiado obvias para cantarlas” para tí?

Para empezar, las cosas que se mencionan en la canción: que las personas merecen atención sanitaria y alimentos sin importar cuáles sean sus circunstancias. Otras cosas demasiado obvias para ser cantadas son respetar y otorgar el beneficio de la duda a la gente que piensa y vive diferente que nosotros. Si hubiera otro verso en la canción habría hablado sobre ello.

Cuéntanos un poco más a cerca de tu proceso creativo para hacer música. Básicamente, eres tú en tu estudio casero de Boise haciéndolo todo. ¿Cómo abordas las canciones?

Desde que decidí no tener una banda estable en Boise, toco todos los instrumentos yo mismo, con ayuda de otros vocalistas, mientras que la mayoría de nuestras primeras grabaciones incluían contribuciones instrumentales de miembros de la banda. Normalmente, mi proceso creativo funciona de la siguiente manera: compongo pequeños “songlets”, esquemas o canciones “en pañales”, que después grabo en una demo y archivo. Estos songlets pueden ser algo tan básico como un riff de guitarra o una secuencia de acordes, o puede ser una sección entera de una canción con melodía vocal. Nunca incluyen las letras. Luego, cuando llega el momento de tomarse en serio la grabación reviso los songlets. Combino uno o más hasta crear la canción final, tal vez añado un puente aquí o allá, y construyo la canción hasta que está terminada. Siempre escribo las letras al final del proceso. La melodía vocal sólo existe como un “la la la” hasta ese momento.

Probablemente no es la pregunta que un periodista musical debería hacer, ya que demuestra claramente que también soy un fan, pero al diablo con ello. ¿Cómo creaste la gloriosa y atemporal melodía de Wond’ring?

¡Gracias por el cumplido! En particular, ésta llevó su tiempo. Para ser sinceros, ¡era bastante reacio a incluir la parte vocal! En mi opinión, la melodía de la flauta sonaba preciosa por sí sola. Acabé cantando encima de la pista una y otra vez, redefiniendo e intentando diferentes ideas. Al principio del proceso la melodía era muy densa, pero una vez añadí algún espacio entre las líneas, finalmente “hizo click”. Recuerdo haber dado algunos pasos de baile al estilo Neil Diamond solo en mi estudio mientras creaba la melodía. ¿Quizás eso ayudó?

Desde 2009, cuando publicaste A Year with The Very Most (que, en realidad, es un disco recopilatorio de 4 EPs) has abandonado el formato álbum. ¿Te encuentras más cómodo grabando EPs? ¿Por qué?

Ésto se debe a dos motivos: las discográficas se acercan a mi para publicar EPs y por mi impaciencia. Quiero publicar nueva música al menos una vez al año, pero no tengo tiempo suficiente como para hacerlo en formato álbum todos los años, por eso publico EPs. Además, las discográficas (como Little Treasure, Manic Pop y My Little Owl) me han pedido publicar vinilo de 7’’ o CD de 3’’. Ninguno de estos formatos me hubiera permitido hacer un álbum completo. Dicho ésto, sí que noté que la gente estaba más interesada en el formato LP en el stand durante la gira por el Reino Unido. Creo que me he decidido a hacer un álbum antes de volver a grabar más EPs (con una excepción que mencionaré después).

Acabas de volver de una gira por el Reino Unido, acabándola en Indietracks, y publicando un EP de ésta (que incluye una versión de Softies y una nueva canción). ¿Cómo ha sido la experiencia de montar una banda internacional expresamente para la ocasión y por qué has decidido publicar un EP conmemorativo?

Montar la banda fue divertido y todo pareció funcionar perfectamente. Sabía que funcionaría bien, ya que había trabajado con Chris y Jo en un concierto de Baffin Island en 2011. Además, también sabía lo buenos que eran Ferg, Vinnie y Pablo por sus vídeos tocando en directo. Desearía haber tenido más tiempo para practicar, pero no pude, literalmente, hacer nada al respecto. Pero ¡eh! Ha funcionado genial, he podido hacer una gira por el Reino Unido y tocar en Indietracks. ¡Hurrah! Los EPs de las giras son una tradición consolidada en la música indie, así que finalmente decidí hacer uno. Como la mayoría de los tour EPs, lo he usado como una oportunidad para realizar remixes, versiones y otras canciones que, de otra forma, no hubieran tenido salida.

En la versión de The Softies colaboras con Sarah Lowenbot de Thee AHs. Algo que has repetido frecuentemente a lo largo de tu carrera (Liz Hunt de The School, Astrid Wiezell de Northern Spies, Gerri White de Arts & Leisure, Melanie Whittle de Hermit Crabs). ¿Buscando la voz femenina perfecta?

¡No te olvides de Vinnie Ransome de los Mini-Skips! Todas esas voces son perfectas a su manera. Ninguna de ellas, sin embargo, es demasiado afectada, impetuosa, o con una gran cantidad de vibrato. Me siento atraído por las voces más puras. Hay una parte de mi que quiere encontrar una vocalista femenina que me sustituya. Estoy demasiado cansado de mi voz.

Una década ha pasado desde que publicaste tu primer ábum, Making the Case for Me. ¿Cómo ves tu carrera musical hasta la fecha?

Creo que he dado lo mejor de mí y he conseguido muchas cosas, teniendo en cuenta que también soy marido, padre de tres hijas y tengo un trabajo a tiempo completo a parte de la música. He hecho algunas cosas de las que me siento orgulloso, me he divertido mucho, y he hecho amigos de por vida. Es bastante impresionante.

¿Qué es lo siguiente en la agenda para The Very Most en este 2014?

Lo siguiente es un EP de versiones de synth-pop de canciones de The Very Most que se publicará en February Records. Además, trabajaré en una canción para el club del Single de Dufflecoat Records para 2015. Y después de eso ¿quién sabe? Creo que incluso podría empezar a grabar un álbum completo.

 

To Top