Publicidad

The Weeknd, Beauty behind madness (Universal Republic 2015)

Autor: | @sergiomiro

The_weeknd_cover

Puede que, voluntaria o involuntariamente, Abel Tesfaye (el canadiense detrás de The Weeknd) haya establecido la trayectoria canónica para alcanzar la gloria en la presente década. A saber: empezar desde la escena underground, a ser posible generando cierto misterio en torno a tu figura; ganarse el respeto a base de Mixtapes que mezclen potencial comercial con descaro urbano y producción inventiva; fichar con un gran sello que se encargue de dar salida en el mercado “convencional” a esas Mixtapes (en el caso que nos ocupa, en forma del celebrado Trilogy); y poco a poco –featuring a featuring- irte haciendo un hueco en la escena más mainstream asegurándote el entusiasmo de Taylor Swift, Kanye, Ariana Grande, y demás figuras.

Con ese recorrido cubierto, el viento estaba a favor de Tesfaye de cara a su segundo disco “oficial”, faena que remató con un par de banderillas inapelables. Primero, entró a lo grande en la banda sonora de 50 sombras de Grey, haciendo que Earned it (una sorprendente balada orquestal por la que Prince daría la mitad de su reino púrpura) fuera de lo poco realmente sensual en la película. Seguidamente, se apoyó en el productor Max Martin para brindarnos el ya clásico Can´t feel my face, la única canción con aromas de funk setentero que puede hacerle la competencia este año al Uptown funk de Mars y Ronson.

Ambos temas forman parte destacada de este Beauty behind madness, el disco que confirma a The Weeknd como el artista más influyente y poderoso del R&B contemporáneo. Por el camino puede haberse caído algún poso de credibilidad, sobre todo cuando Tesfaye, que ya arrastraba comparaciones con Michael Jackson tanto en sus bailes como en sus maneras musicales, se apoya de manera poco recomendable en el lado más empalagoso de Jacko (la balada Angel incluso cae en la infernal trampa del coro infantil).

Pero en medio de su excesivo minutaje, seguimos encontrando a un creador que succiona perfectamente todo tipo de influencias y géneros de ayer y hoy, desde el pop más celestial hasta la música negra (recomendamos ver la lista que ha compartido en Spotify, donde nos da pistas al incluir a gente como Phil Collins, Aaliyah, The Police, Beach House y, por supuesto, Michael Jackson).

Tenemos que acostumbrarnos a esta versión omnipresente de The Weeknd, y desear que el hombre no se nos estropee mucho por el camino, ya sea por mera sobreexposición o perder el filo de peligrosidad que nos hacía seguir viéndolo como alguien “alternativo” a pesar de todo.

De momento, el más reciente de sus lanzamientos es un single de remezclas de su canción The Hills, a cargo nada menos que Eminem y Nicky Minaj. Así de “MTVesco” es su mundo ahora, y no parece vérsele incómodo en él.

To Top