Publicidad

The Rapture “In the Grace of Your Love” (DFA – Cooperative 2011)

Autor: | @indienauta

rapturecover2011

Aunque parezca algo freak, existe el rock cristiano, el metal cristiano y también el indie cristiano... O por lo menos existe The Rapture. No es ningún secreto que el ahora terceto de Brooklyn ha dotado a su música de un sutil matiz religioso en el sentido más espiritual y menos dogmático (¿A quien va a engañar un grupo que toma su nombre del Éxtasis bíblico?).


Las semillas estaban plantadas de forma esporádica desde sus orígenes aunque ocultas por un envoltorio bailable, pero han brotado de forma más vistosa en su nuevo trabajo 'In the Grace of your Love' (el título elegido no es precisamente críptico...). Por si quedaba alguna duda, el motor y vocalista del grupo, Luke Jenner, se convirtió al catolicismo para superar el trágico suicidio de su madre hace cinco años (para ella es la redentora 'Miss You' camuflada bajo una tarareable canción de amor-desamor). Ese hiato de tiempo es que el ha estado rumiando, como un alquimista de los ritmos disco-funk, este cuarto álbum de estudio en el que ha vuelto a dejarse guiar por la mano del sello DFA.

Si tenían encasillados a The Rapture en lo que vino a bautizarse como dance-punk, bueno...pues... arranquen esa etiqueta. Sí, Jenner ha madurado y ha llevado a su pequeño rebaño a una ruta menos hedonista y más espinosa. Si el adictivo 'Echoes' (2003) o su continuación, 'Pieces of the people we love' (2006), parecían compuestos justo antes de salir a reventar la noche neoyorquina, con aromas post-punk, mucho funky y la voz a lo Robert Smith de Jenner, ahora las sensaciones mutan. Es fácil imaginárselo dando forma a este 'In the Grace of Your Love' los domingos por la noche tras haber ido a la iglesia por la mañana, al partido de béisbol de su hijo por la tarde y disfrutar de la puesta de sol en su jardín.

Los The Rapture que descoyuntaban tobillos en las pistas de baile con 'House of Jealous Lovers' o 'Whoo! Allright Yeah Uh Huh' son cosa del pasado. Pero no, que nadie se equivoque. Ha sido para bien. Donde otros grupos repiten la fórmula hasta la extenuación acariciando la autoparodia, ellos han sabido mantener su esencia y moldearse hacia una versión más 'adulta' pero igualmente disfrutable. El cambio ya te golpea en la frente con el primer corte, la melancólica 'Sail Away'. Como aviso, Jenner repite hasta seis veces "No volveré a mirar atrás". Hay las clásicas idas de olla del grupo, por supuesto ('Blue Bird' y su falsete cargante, y 'Roller Coaster', la más prescindible de largo). Pero ganan los temas vencedores. Y sorprendentes. Como 'Come back to me', un más que arriesgado gospel tropical con acordeón, coros angelicales y la letra más mística del álbum: "Te doy la bienvenida, directo a mi cabeza, mi espíritu, fortalecedor espíritu...". En 'Children' se percibe lo que serían MGMT si asentasen la cabeza y, claro que sí, hay hueco para los The Rapture más disco y hasta house. En 'Never die again' (la 'Get Myself into it' del 2011) y sobre todo, 'How Deep is your Love', que podría pegarse como Pacquiao o Mayweather contra cualquier otro aspirante a single del año y salir vencedor. Jenner y su escudero multi-instrumentalista, Gabriel Andruzzi, no han perdido el nervio para mover esqueletos. Con un piano soberbio, dos o tres efectos de andar por casa, un saxo demoledor y hasta unos fogosos ¡aleluyas! en la parte final fabrican 6 minutos y medio magistrales de quitarse el sombrero y besarles los pies. Es 2011, no es 'House of Jealous Lovers', ni falta que hace...

The Rapture - Sail Away (short version) from DFA Records on Vimeo.

 

To Top