Publicidad

The June Brides “Between the moon and the clouds” (Occultation / Slumberland 2012)

Autor: | @indienauta

TheJuneBridesMoonCloud

Sería un poco injusto aplicar la definición de “one hit wonders” a esta banda británica, pero lo cierto es que su cortejo con la gloria fue bastante curioso y abrupto. En 1984 parecía que se lo iban a comer todo: sus canciones In the rain y Every conversation se convirtieron en pequeños himnos del pop guitarrero de la época; llegaron a ser elegidos por The Smiths como teloneros para un tramo de la gira de The queen is dead (¡ahí es nada!); y hasta el NME (por aquel entonces, en su época dorada) les bendijo dedicándoles toda una portada.


Se dice que los trenes en esto del artisteo pasan solo una vez, y The June Brides dejaron escapar el halo de excitación que les rodeaba, acumulando movimientos dubitativos de una discográfica a otra y tomando alguna que otra decisión absurda (declinaron formar parte en el hoy legendario recopilatorio C86 por miedo a que se les encasillase en una escena pasajera). El caso es que, allá por 1986, ya no había quien diera un duro por ellos, y acabaron separándose sin siquiera haber tenido oportunidad de publicar nada con más enjundia que el Mini LP There are eight million stories…(1985).

Su líder, Phil Wilson, ha ido dejando trazos de su talento en una errática carrera en solitario, pero lo que nadie podía esperar, a estas alturas de la película, es que la formación original de The June Brides volviera a juntarse para sacar un single que retoma sus mejores bazas melódicas como si no hubiese pasado un solo minuto desde la última vez que se sentaron a crear algo juntos, hace ya un cuarto de siglo.

El milagrillo se ha obrado en dos canciones: A january moon es la más inmediata y luminosa, y se nos presenta bajo un manto de guitarras acústicas, cuerdas y arreglos vocales que parecen extraídos de algún disco perdido de Teenage Fanclub; Cloud hace honor a su título, poniendo algo de oscuridad moderada sobre el sonido clásico de The June Brides sin que ello les impida dejarnos un estribillo memorable.

No sabemos si la cosa dará para más, ni si habrá suerte y querrán juntar los temas suficientes para que The June Brides publique, de una vez por todas, el primer disco de larga duración de su historia. De momento, para celebrar esta reunión, los dos temas del single se han incorporado al CD que ahora nos ocupa, completando la oferta con sus versiones en formato demo y con una suerte de cajón de sastre de aportaciones de Phil Wilson, desde versiones acústicas de algunos de sus viejos temas, a una remezcla pseudo-bailable de su último single en solitario.

 

 

 

 

To Top