Publicidad

The Jesus and Mary Chain, “Damage and Joy” (ADA/Warner, 2017)

Autor:  | Google+ | @curtillo

Si formas parte de un grupo mítico que se reúne para hacer una gira y sacarte unas perras, ya puedes andarte con ojo. Eso que haríamos todos si estuviéramos en la posición de estas bandas (¿quién no se solucionaría la vida económicamente dando unos cuantos conciertos?), es criticado sin piedad por periodistas y muchos de sus seguidores. Estos, a su vez, y cuando ya han hecho le pertinente gira con los éxitos de su carrera, les exigen nuevos temas, pero no unos temas cualquiera, sino unos que estén a la altura de sus grandes clásicos. Así, casi dos décadas después, de The Jesus and Mary Chain se espera que saquen otro “Psychocandy”, ni siquiera vale con otro “Darklands” u otro “Automatic”, tiene que ser otra obra maestra. Algo que, por mucho que se empeñen (tanto seguidores y periodistas, como la propia banda), no va a pasar.

El grupo de los hermanos Reid ha hecho el disco que tenía que hacer tras un parón tan largo. “Damage and Joy” es un repaso a todas las facetas de su carrera, y una manera de contentar a todos sus fans. Esto puede sonar a repetición, y es verdad, pero habría que ser muy ingenuo para pensar que a estas alturas los escoces llegaran con álbum rompedor debajo del brazo. Han dado lo que se esperaba de ellos y, en algunos casos, de una manera sobresaliente.

Cuando la banda escocesa se deja llevar por el pop, no hay quien les tosa. Buena prueba de ello son cortes como ‘All Things Pass’, ‘The Two of Us’, en la que, por cierto, nos encontramos con la voz de Isobel Campbell, o ‘Presidici (Et Chapaquiditch)’, en la que Jim Reid demuestra que sigue arrastrando las palabras mejor que nadie. Y si ya nos vamos a su faceta más absolutamente pop, nos dejan delicados himnos como ‘Always Sad’ o ‘Song For A Secret’, en la que casi reviven su ‘Sometimes Always’, y en la que volvemos a encontrar la voz de la que fuera integrante de Belle & Sebastian. Y si hablamos de mujeres, hay que mencionar ‘Los Feliz (Blues and Greens)’, todo un dardo envenenado contra la tierra de las barras y las estrellas, al que pone su voz Sky Ferreira.

The Jesus and Mary Chain no pueden, ni deben, dejar de lado su faceta más rock, esa que le da un poco de crudeza a su música. Aquí hay unos cuantos cortes de este estilo, pero es en ‘Amputation’ y ‘Get On Home’ donde obtienen mejores resultados. Primero, porque, a su vez, también juegan un poco con la electrónica, dejando que sean las cajas de ritmos las que lleven la voz cantante, y dando un toque más actual al asunto. Y segundo, porque saben ponerse macarras como nadie, y eso nos encanta.

Si lo que queréis es disfrutar sin complicaciones de sus nuevas canciones, este se convertirá en uno de vuestros discos favoritos de la primavera. Sin embargo, si les vais a exigir mucho, mejor que os pongáis alguno de sus tres primeros trabajos. O “Munki”, que ha envejecido realmente bien.

Valoración: 7,6

To Top