Publicidad

The Drums, “Brutalism” (Anti, 2019)

Autor:  | Google+ | @curtillo

No deja de ser cierto que The Drums se cavaron un poco su propia tumba. El grupo de Nueva York huyó de todo lo que les hizo famosos con su primer EP y su primer álbum, llegando incluso a dejar de tocar su gran hit durante un tiempo. Pero eso no quita que siguieran sacando discos notables, y haciendo conciertos más que interesantes. Ahora, que tan solo queda Johnny Pierce al frente la de la banda, que siempre fue el compositor principal, parece que toca recuperar a los The Drums más pop. Y ojo, porque a los que les enterraron precipitadamente, se pueden llevar una sorpresa muy grande con este trabajo.

Al estar solo frente al proyecto, a Johnny Pierce no le ha quedado otra que volver a lo más básico. Ha dejado fuera buena parte de las guitarras y la oscuridad que inundaban discos como “Portamento” y “Encyclopedia”, y se ha centrado en disfrutar de su faceta más pop. Y es lo mejor que ha podido hacer. “Brutalism” es un disco directo, donde se saca de la manga unos cuantos hits, y que tiene muy pocas cosas que desechar. Es más, toda la primera parte del álbum, es perfecta. Por si esto fuera poco, se ha currado alguna de las mejores letras de su carrera, donde habla con claridad de todo lo que rodea: ya sea un mal polvo, un recuerdo de una tarde de amor perfecta, o una inminente depresión.

Brutalism” se abre con ‘Pretty Cloud’, un precioso tema en clave synth-pop, que nos acerca a su faceta más electrónica. Algo que también nos muestra en ‘626 Bedford Avenue’, toda una delicia pop que ya está entre los mejores temas de su carrera. Eso sí, no es la mejor canción del disco. Eso honor recae en ‘Loner’, donde no se corta un pelo y se saca de la manga un gran estribillo, en el que, para colmo, en la parte final de la canción, viene acompañado de unos coros de lo más épicos. Y para los que prefieren a los The Drums que disfrutan de las guitarras cristalinas, tenemos joyas como ‘Body Chemistry’, o la canción que da título al álbum, las cuales, funcionan de maravilla. Además de esa ‘Blip of Joy’ con la que cierra el álbum, donde se acelera un poco más. Eso sí, sin perder su lado más pop.

The Drums han hecho uno de los mejores discos de pop de lo que llevamos de año –Pierce está acertado hasta en una balada como ‘I Wanna Go Back’-. A ver si ahora se lo reconocen.

Valoración: 7,9

To Top