Publicidad

The Dø, Shake shook shaken (Wagram 2014)

Autor: | @sergiomiro

the_do_shacke

Que tiemblen las hordas de bandas que siguen blandiendo sus ukeleles desde el refugio del folk encantador. El movimiento (o la tendencia) ya empieza a tener sus desertores, y cuando las barbas del vecino veas remojar…

El vecino en esta ocasión es el dúo franco-finlandés afincado en París The Dø, quienes hicieron bastante ruido en Europa con sus dos primeros trabajos (sobre todo con el single On my shoulders) a pesar de estar poseídos por un afán de rarificarlo todo que en ocasiones les llevaba a sabotear el potencial comercial de sus propuestas.

Para su nuevo disco han optado por la frialdad “cool” de los sintetizadores y los ritmos electrónicos, esmerándose además en hacer unas estructuras y unos estribillos más identificables.

Son unos nuevos The Dø, pero podríamos decir que salen reforzados con el cambio. Shake shook shaken es un disco de impecable instinto pop, totalmente en sintonía con lo que se estila hoy en día, pero al mismo tiempo imbuido de cierto aire clásico nórdico (como si ABBA se reformaran con Lorde y Sia ocupando el sitio de Agnetha y Frida.

Por cierto, que la voz de Olivia Merilahti también se adapta a las nuevas formas, menos preocupada por demostrar lo única y excéntrica que puede llegar a ser, y más centrada en moverse con personalidad y precisión por los vericuetos de cada canción.

Sobran singles potenciales: Anita No!, la épica Sparks, o la muy inmediata Trustful hands. Tan solo en el cierre el dúo parece querer dar un susto a cualquier oyente que haya llegado atraído por el agradable sonido. Omen podría haber salido de los créditos finales de una película de terror de Roger Corman, como si fuera una demo de las posibilidades terroríficas de los teclados recién adquiridos por The Dø para esta etapa. Como broma está bien, aunque por suerte la chicha nos la han dado toda antes, y ha sido más que satisfactoria.

 

 

 

To Top