Publicidad

The Courteeners “”Anna”” (V2 – Coop 2012)

Autor: | @Bloodbuzzedtwit

courteenersanna

Cierto, lo admito, es un prejuicio. Pero si un disco se abre con una retahíla de “ohh-ohh-ohh”, mi primera decisión es ponerme a la defensiva. ¿Otra banda tras la estela de Chris Martin? Y es que los británicos The Courteeners no tienen demasiadas manías en mostrar, desde la inicial Are You In Love With a Notion? que quieren sonar lo más mainstream rock, inmediatos, fácilmente consumibles y, a ser posible, “masivos”.


Ojo, la grandilocuencia, las melodías de efecto instantáneo y la producción medida al milímetro no tienen porqué significar malas canciones. Buen ejemplo de ello es el temazo, elegido como single, Lose Control, con su cadencia sinuosa y su aroma ochentero, más oscuro y mucho más sugerente que cualquier otro tema de su tercer álbum. Pero desgraciadamente esa canción es la excepción a la regla. Y es que en Anna la ampulosidad, los coros supervitaminados y los efectos para concentrar toda la atención del oyente en los estribillos normalmente intentan camuflar las limitaciones compositivas. La semi-balada Van Der Graaff supone la primera indigestión, con su insoportable y épico coro destrozando sus rockeras estrofas. Pero lo peor, cortado por el mismo patrón, aún está por venir. Push Yourself coquetea con el electro-pop y sale mucho mejor parada. Sencillo y directo rock energético, que podrían haber firmado Two Door Cinema Club. En cambio no se puede decir lo mismo de When You Want Something You Can’t Have, la balada sensible que, lo siento, da bastante grima. Vergonzosamente plana, solo le falta el acompañamiento infantil para convertirse en un tema ideal para las Navidades. Welcome to the Rave es mucho menos pretenciosa, aún sin querer abandonar la épica para estadios. Incluso Liam Fray se atreve a mostrar su acento mancuniano, dotando a su interpretación de cierta personalidad... pero hacia la mitad del tema la inspiración se ha agotado, rellenando sus últimos minutos con los sempiternos coros y la forzada “subida de tensión” típica del pop de consumo masivo. Con Save Rosemary in Time entramos en el mejor tramo del disco. Y es que este tema parece un poco más rugoso y creíble, más rockero y menos preocupado por ser radiable. Lo mismo se puede decir de The Sharks Are Circling, cercano al pub rock de cuando los Kaiser Chiefs eran divertidos. Pero pronto The Courteeners vuelven a las andadas. Marquee pretende ser un nuevo “baladón”, esta vez con el inevitable “momento de cuerdas” incluido, resultando absolutamente tediosa y obviable. Y aunque Money vuelve a sonar como cuatro tipos tocando en una habitación ajenos a empaquetar un “producto”, para cuando llega el último tema, el notable Here Comes the Young Men, uno tiene la impresión de que ya es demasiado tarde y que The Courteeners, pese a algún momento reivindicable, son solo otra banda a sumar a un carro demasiado lleno y poco estimulante.  
To Top