Publicidad

The Cast of Cheers “Family” (Coop 2012)

Autor: | @indienauta

castofcheerscover

Llamar a tu grupo “El reparto de Cheers” ya te da media batalla ganada: como mínimo denota ingenio y una sana actitud de no tomarse a sí mismos demasiado en serio. Con semejantes puntos a favor, estos chicos de Irlanda consiguen que acojamos de buen grado su pop frenético, igual de influenciado por el math rock que por el post-punk , a pesar de las obvias similitudes que, a primera escucha, podemos establecer con bandas como Bloc Party (su cantante, Conor Adams es casi una versión más calmada y melódica de Kele Okereke) o Foals.


Precisamente ha sido Luke Smith, responsable de la producción de del disco de consagración de Foals (Total life forever, 2010), el que se ha encargado de darle un brillo profesional a este Family, ascendiendo a The Cast of Cheers varias divisiones por encima de lo que se intuía en su debut de hace un par de años.

Aparte de las comparaciones más obvias, ya mencionadas, encontramos en The Cast of Cheers trazos de los Police más punkarras (sobre todo en el tema titular), o del lado más saltarín de Vampire Weekend (la canción Marso Sava tiene un tratamiento rítmico y guitarrístico bastante “étnico”, aunque ellos confiesan haber encontrado la inspiración para el mismo a partir de repetidas escuchas a Paul Simon).

Ante todo, lo que caracteriza a esta banda es la facilidad con la que acumulan capas y capas de polirritmos, todos ellos tocados con asombrosa precisión, incluso cuando su metrónomo parece haber sido programado por Speedy Gonzalez (hasta el tema con el que se supone que el disco se da un respiro -la bonita Palace and run- tiene sus ramalazos de hiperactividad).

Dentro del buen nivel instrumental que se le exige a cualquiera que quiera tener ago que decir en este estilo, hay que destacar la labor del baterista,  Kevin Curran, capaz de inventarse un groove  exclusivo y original para cada canción, de sacar lustre a sus cencerros en el eufórico cierre de They call it a race, y de entregarse tanto a la causa que acaba haciendo que su batería caiga al suelo al final de Pocé mit.

 

 

.
To Top