Publicidad

“The boy who couldn’t stop dreaming” de Club 8

Club 8
"The Boy Who Couldn't Stop Dreaming"
Labrador - PopStock! 2007

 

Karolina Komstedt y Johan Angergård son Club 8. Con una discografía ya dilatada a sus espaldas y diversos proyectos paralelos (The Legends, Acid House Kinks...), nos llega este último suspiro en forma de canciones que es "The Boy Who Couldn't Stop Dreaming", nuevamente editado por el bastión del pop que es el sello sueco Labrador Records.


Club 8 consiguen el que sin duda es su mejor álbum, canciones en los que el pop, la electrónica (en su justa expresión) y ese halo de melancolía y ensoñación típico de esta pareja de suecos están presentes de forma más que acertada. Canciones como la espiritual  "Jesus, Walk With Me", las pegadizas "Whatever You Want",  "Heaven" (primer single muy a lo New Order) o "Sometimes" y las ensoñadoras "Hopes and dreams",  "Everything goes" o "Where Birds Don't Fly" demuestran al oyente  que la sensibilidad y el buen hacer de Karolina y Johan está fuera de toda duda.  El problema es que hay algo que lastra el conjunto y no acabamos de encontrar el qué. Canciones bonitas, cuidadas e impecables, sí, pero que podríamos definir como un río demasiado quieto a pesar del caudal que lleva. Canciones demasiado medidas sin posibilidad de que las aguas salgan del cauce. Nadie puede, eso sí, negarle sus grandes cualidades, entre ellas la siempre inmaculada voz de Karolina y el ser acompañamiento sonoro perfecto a nuestros momentos más melancólicos y ensoñadores. En definitiva, "The Boy Who Couldn't Stop Dreaming" es un buen disco de pop y poca cosa más.

 

To Top