Publicidad

The Amazons, “The Amazons” (Fiction Records, 2017)

Autor:

Periódicamente la fórmula se repite, inagotable y con el objetivo focalizado sin escrúpulos hacia esa euforia juvenil disfrazada con todos los tópicos y poses del rock ‘n’ roll. En base a estos preceptos surge alguna banda que inmediatamente llama la atención de medios (y cadenas de ropa), deseosos de explotar esa imagen de ‘grupo peligroso’. Todo forma parte de un plan para potenciar de cualquier manera una serie de canciones tirando a normalitas y, desde luego, de lo más inofensivas. Esta temporada la suerte de marras ha recaído sobre los británicos The Amazons, que tras prender la mecha inicial con algunos singles previos, ya tenían todo de cara para petarlo con su debut homónimo.

Un disco de contenido predecible e integrado por canciones resultonas que, tras el apropiado proceso de producción, resuenan a rock de estadio apto para todos los públicos. Objetivo cumplido, cabe suponer, después de que el grupo haya logrado una repercusión más que generosa en Reino Unido, pero que ante la pregunta de si lo suyo de verdad es para tanto obtiene una rotunda negativa. El cuarteto es el enésimo refrito de refrito, y aunque en varios de sus temas se intuye el talento e incluso la autenticidad, ambas virtudes quedan sepultadas tras numerosas capas de artificio que guían hacia el producto preconcebido. Todo aquí suena demasiado grandilocuente, desde la voz de Matt Thomson hasta una batería remarcada en exceso y unos guitarreos que parecen extraídos del ‘manual del buen roquero’.

Es cierto que “The Amazons” (Fiction, 17) no incomoda en su primera mitad, que es donde se concentran atisbos de aciertos como “Stay With Me”, “In My Mind”, “Burn My Eyes” o “Junk Food Forever”, pero sus excesos -repetidos una y otra vez sin rubor- terminan por saturar irremediablemente. Tanto que cuando llega el turno de piezas más flojas como “Little Something”, la sonrojante “Black Magic” o “Holy Roller”, la bola se hace intragable. La edición deluxe incluye como añadido media docena de temas en acústico, que dada la sobredosis de macarrasimo de artificio acontecida con anterioridad casi resulta balsámica. Es la confirmación de que en la presente referencia hay canciones salvables, firmadas por un grupo mal aconsejado que se ha empeñado en disimular cualquier atisbo de talento y credibilidad hasta su difuminación casi absoluta.

Valoración: 4

To Top