Publicidad

Teleman, “Brilliant Sanity”, (Moshi Moshi, 2016)

Autor:  | Google+ | @curtillo

teleman

Hay discos que tan solo tienen la función de entretener, y hacerte olvidar un mal día, que no es poco. No toda la música tiene que ser innovadora, o tremendamente complicada, siendo simple, también se pueden hacer cosas muy interesantes. Un buen ejemplo es el segundo álbum de los londinenses Teleman que, con su fusión de indie-rock, pop bailable e indietronica, han logrado dar con siete u ocho de las canciones más entretenidas del año.

Brilliant Sanity” se abre con ‘Düsseldorf’, un tema que juega con la épica a lo Arcade Fire, pero desde una perspectiva más desenfada y algo más bailable. Es evidente que la influencia de la banda canadiense está más que presente en el resto del álbum. Solo hay que escuchar la intensidad que le ponen a la estupenda ‘Glory Hallelujah’ y la pomposidad de ‘Melrose’, pero no todo el disco sigue por este camino. En realidad es mucho más ecléctico de lo que parece.

Uno de los grandes cortes del álbum es ‘Fall In Time’, que empieza oscuro y arisco, y desemboca en un estribillo absolutamente genial. Además, recuerda mucho a los XTC más pop, e incluso a los Talking Heads, y eso siempre es un plus. Una influencia que, en menor medida, también aparece en ‘English Architecture’. Aquí se relajan un poco, y logran emocionar con un medio-tiempo memorable. Sobre todo por su parte final, que te gana con su preciosa melodía. Y es que, no se les da nada mal calmarse y hacer baladas. La setentera y orquestal ‘Canvas Shoe’, y la psicodélica ‘Devil In My Shoe’ son dos buenos ejemplos.

Cuando se ponen más esquivos y experimentales se, es cuando peores resultados ofrecen. Lo suyo es darle al pop simple y de buenos estribillos, y no les pega hacer una canción arrítmica como ‘Superglue’, que tan solo funciona en su parte central. Como tampoco les pega ponerse un poco más macarras en ‘Tangerine’, que es bastante horrorosa.

Está claro que “Brilliant Sanity” no va a cambiar el mundo de la música, pero puedes pasar un buen rato coreando sus estribillos y silbando sus pegadizas melodías. Y eso ya es suficiente.

Valoración: 7,5

To Top