Publicidad

Syd Arthur, “Apricity” (Caroline, 2016)

Autor: | @sergiomiro

Resulta imposible mencionar Canterbury en una conversación sobre música sin que salga a relucir la rica tradición de rock progresivo establecida en los años 60 gracias a bandas como Soft Machine, Gong y Caravan, entre otras. En sus dos primeros trabajos, los jovenzuelos de Syd Arthur se autoproclamaron dignos herederos de todo aquello que se coció en su región, con un sonido basado en la destreza instrumental y en la astucia compositiva, y con ese ramalazo psicodélico que cabe esperar de quien decide homenajear a Syd Barrett en el nombre de su banda.

“Apricity” es ya su tercer disco, y supone un ligero cambio de rumbo hacia la modernización de su sonido. Si bien siempre consiguieron esquivar los peores tics de las bandas retro, es ahora cuando Syd Arthur se presentan con un envoltorio mucho más contundente y con un mejor equilibrio entre el pop más accesible y el rock “para listillos”. Hay que tener en cuenta que por primera vez optan por dejarse producir por alguien de fuera, y que la labor recae en el geniecillo del pop californiano Jason Falkner (Jellyfish), cuya presencia se deja sentir en muchos de los toques luminosos y en la riqueza armónica del disco.

Valga, por ejemplo, la mareante estructura rítmica de ‘Coalmine’, tema de apertura, que igual vale como base para un tema enrevesado de Genesis, que para una descarga de los Radiohead más electrónicos. Y por encima de ello, una prístina melodía pop y unos sintetizadores que se dejan sentir con mucha fuerza durante todo el disco. De hecho, Raven Bush, sobrino de Kate Bush y miembro del grupo que normalmente se centraba en el violín, ha priorizado en esta ocasión su rol de teclista.

Otro cambio importante en la banda es la entrada de Josh Magill a la batería, lo que unido a la labor de los fundadores Liam y Joe McGill (guitarra y bajo, respectivamente), convierte prácticamente a Syd Arthur en un asunto familiar. En algún punto entre Muse, Mystery Jets y Tame Impala, intuimos que hay un hueco importante para Syd Arthur en la escena actual.

Valoración: 7

To Top