Publicidad

“Supercrepus” de Joe Crepúsculo

SUPERCREPUS
"Supercrepus"
Producciones Doradas 2008

 

 


A Joe Crepúsculo le sigo la pista desde hace unos años, concretamente desde que me hizo llegar unas maquetas que despertaron en mi simpatía y media sonrisa, con esas historias imposibles encima de ritmos casiotone. Desde entonces un servidor se declaró fan.


Pasó el tiempo, Joe creció musicalmente y aquellas maquetas, con titulos como "Barcelona está llena de idiotas" o "Telefónica me chupa la polla", quedaron atrás, aparcadas y sin visos de continuidad, con Tarántula como saciante primer plato para Joël. Por fin volvieron las ganas de aventurarse en su particular manera de entender la música, y tras ellas llegaría el esperado y esperanzador debut en Producciones Doradas (que es como decir en casa) titulado "Escuela de Zebras". Joe, inmerso en una vorágine creadora que incluye tonos para móvil, publica el mismo año un nuevo LP (sin contar las remezclas e historias varias sobre "Escuela de Zebras"). Ya tenemos aquí "Supercrepus", un trabajo con el que Joe Crepúsculo se consolida como uno de los músicos de nuestro país más originales. Escuchando "Supercrepus", con el que se mantiene alejado estilísticamente de la música de Tarántula (su otro grupo en discordia es Junco y Diamante), se nota que Joe ha escuchado mucho pop, pues las influencias que uno puede intuir en las canciones de este trabajo son muchas y de muy variado signo, algunas confesables y otras, seguramente, inconfesables. "Baraja de cuchillos", "El día de las medusas", la oscura "Amar en tiempos de democracia", "Los lagartos", "El faro", "Espada de Damocles", "Vente conmigo", el mega hit "La canción de tu vida", la versión del "No me acostumbro" de El Último de la Fila (qué gran canción por cierto), "El día de la sardina" (nuestra favorita)... hits que se suceden uno tras otro, llenos de guiños, de detalles, de melodías efectivas, de letras empapadas de romanticismo naïf, surrealismo e incluso espíritu de superación y de creencia en uno mismo. En definitiva, pequeñas grandes canciones hechas artesanalmente con la colaboración de algunos de sus amigos. "Supercrepus" es, sin proponérselo, el triunfo del hágaselo usted mismo y, como no, una bocanada de aire fresco para las más que trilladas y aburridas estructuras de la música pop en nuestro país.

 

To Top