Publicidad

Stealing Sheep “Into the Diamond Sun” (Heavenly – Coop 2012)

Autor: | @indienauta

STEALINGSHEEPCOVER

Entre el mucho material de Stealing Sheep que se puede encontrar a golpe de youtube, hay una actuación televisiva en directo en la que podemos ver al trio de féminas de Liverpool defender una de sus canciones en formato “con lo puesto”. Armadas únicamente con un tecladito, una guitarra acústica, y un primitivo set de toms de batería al más puro estilo MoTucker, las chicas arrancan una base instrumental que se pasea por la fina línea entre lo peculiar y lo ridículo. La mueca de risa burlona inicial se nos torna en gesto de asombro en cuanto las tres empiezan a cantar en perfecta armonía con unas voces a la vez élficas y seductoras (imaginen a Joanna Newsom multiplicada por tres). Queda demostrado: Stealing Sheep tienen ese tipo de raro talento capaz de brillar incluso en el más precario de los contextos. No es de extrañar que, entre sus varios fans célebres, cuenten ni más ni menos que con el mismísimo Paul McCartney.


La buena noticia es que su disco de debut (tras sembrar expectación con un par de recomendables EPs) no escatima en recursos instrumentales para sacar el máximo partido a la materia prima que aporta el trío.

Su uso de la electricidad, sobre todo en las guitarras, nos remite a la Velvet Underground (hay más de un guiño a Venus in furs) y a los caprichos pop de Syd Barrett, dentro y fuera de los Floyd; los teclados y sonidos sintetizados de naturaleza inidentificable son parientes directos del Krautrock, y de otras bandas británicas de art-rock como Broadcast; muchas de sus melodías parecen directamente rescatadas de la más arcaica tradición folk británica, pero adornadas con la excentricidad propia de la escena freak-folk más reciente; y luego están sus voces, trabajadas con esmero, y apiladas con una inteligencia equivalente a la de bandas como los Fleet Foxes.

Son muchas referencias conocidas, sí, pero el sonido resultante al combinarlas todas ellas convierte a Stealing Sheep, y al disco que nos ocupa, en una de las sorpresas más agradables de este 2012.

 

 

 

To Top