Publicidad

Sophie Hunger “The Danger Of Light” (Two Gentlemen/Fever Productions, 2013)

Autor:  | Google+ | @curtillo

Hunger

La música suiza es una gran desconocida en nuestro país, y es una pena, ya que se están haciendo cosas muy interesantes por allí. Una de sus artistas más aclamadas es la polifacética Sophie Hunger, que con sus dos discos anteriores alcanzó el primer puesto de las listas de aquel país, y obtuvo un gran éxito en media Europa (en España estuvo en el BAM). Esta chica, hija de un fanático del jazz, se atreve con todo y, generalmente, se sale con la suya a la hora de fusionar el pop, el rock, el folk y el jazz. En su cuarto trabajo vuelve a conseguirlo.


En “The Danger Of Light” nos encontramos con una colección de canciones intensas, que van al grano sin tapujos. No ha reparado en gastos y se ha ido a grabar este disco por diversas partes del mundo, y con los mejores –la producción corre a cargo de Adam Samuels y se ha rodeado de músicos que han colaborado con Pj Harvey o Bright Eyes–. Pero la protagonista es ella. Sophie juega con su piano y con su voz para adentrarnos en su mundo, y en muchas canciones lo logra. Es un disco clásico y elegante, a la vez que esquivo y lleno de texturas. A lo largo de sus cuarenta minutos de música, nos encontramos con una gran cantidad de influencias que van desde el pop de corte más clásico (el single LikeLikeLike es una pequeña joyita), hasta el soul (Souldier o Das Neue) o el free-jazz (Holly Hells). Pero también sorprende con Rererevolution, la canción que abre el disco, donde encontramos una fuerte influencia del dramatismo del flamenco.

Hunger se ha criado entre Suiza, Reino Unido y Alemania, de ahí que se atreva a componer en inglés, francés o en un dialecto del alemán que habla los suizos. Y eso se nota en este trabajo, donde la chica nos invita a dar un paseo por la vieja Europa. La elegancia de Can You See Me? y The Fallen nos lleva a los viejos cafés parisinos y el pop de LikeLikeLike nos traslada a la Escocia de los ochenta (la de Fairground Attraction, por ejemplo). En la edición deluxe nos encontramos con seis temas extra donde hay versiones del One Too Many Mornings (Bob Dylan) y el Ne Me Quitte Pas (Jacques Brel). Pero lo realmente interesante son los dos temas nuevos que ha compuesto para esta sesión (con un antiguo miembro de Arcade Fire en los créditos), especialmente First We Leave Manhattan, que contiene un estribillo demoledor. Es un buen disco para adentrarse en la carrera de esta mujer. A ver si por fin se afianza en nuestro país

 

 

 

To Top