Publicidad

Soko, “My Dreams Dictate My Reality” (Babycat Records, 2015)

Autor:  | Google+ | @curtillo

SOKO_MyDreamsDictate-608x608

Stéphanie Sokolinski, alias Soko, es una chica lista a la que le sobran talento y ganas de emprender nuevos caminos. Para su nuevo trabajo, la cantante y actriz francesa ha decidido dar un giro a su carrera, y para ello se ha rodeado de los mejores. La de Burdeos se ha dejado llevar por su fanatismo por The Cure, y ha creado un trabajo lleno de referencias a los ochenta más oscuros. Para conseguir este sonido ha contado con la producción de Ross Robinson, al que eligió por su trabajo con la banda de Robert Smith en 1999 y 2004 (lo cierto es que Robinson es más un productor de Nu-Metal que otra cosa, y su producciones de los discos de The Cure fueron unas de esas excepciones que se dan de vez en cuando). Entre los dos (y alguno más) han conseguido crear ese sonido que deseaba  la francesa, y han sacado adelante un trabajo realmente interesante.

Aunque “My Dreams Dictate My Reality” empieza con la muy The Cure (esas guitarras) ‘I Come In Peace’, sería injusto decir que se ha dedicado a copiar a los británicos. Para empezar, porque los dos siguientes cortes están muy lejos de ese sonido. Tanto ‘Ocean of Tears’ como ‘Who Wears the Pants??’ tienen más probabilidades de triunfar en un bar de new-wave y pop, que en uno gótico. Y es que la chica se ha sacado dos auténticos hits rockeros de la manga. Sobre todo el primero, que es electrizante. De todos modos, el resto del disco gira en torno a estilos más oscuros. Como muestra, ‘My Precious’, que se acerca mucho a los primeros The Cure, los más post-punk, o esa deliciosa balada en clave lo-fi llamada ‘Bad Poetry’. Y no nos podemos olvidar de ‘Temporary Mood Swings’, que suena como si Robert Smith estuviera poseído por el espíritu de The B-52’s. En todas estas canciones comprobamos que utiliza las influencias con inteligencia y talento, consiguiendo así unos cuantos hits de pegada instantánea.

Ariel Pink es otra de las personas que han puesto su granito de arena en este trabajo. El de Los Ángeles colabora con su voz en dos cortes del álbum, y en ellos nos muestra dos facetas muy diferentes. Tenemos ‘Monster Love’, que es un tema oscuro y minimalista, casi dream-pop, que les ha quedado un poco sosa. Y luego está ‘Lovetrap’, el mejor tema del disco y una de las canciones de 2015. En ella emplean la oscuridad que impregna todo el álbum para acabar rompiendo con ella en un estribillo deliciosamente pop. Además, viene acompañada de un vídeo que no debes perderte.

Puede que la francesa no haga nada nuevo en este disco, pero lo que hace lo hace muy bien. A veces, eso es más que suficiente.

To Top