Publicidad

sir Was, “Digging a Tunnel”, (City Slang, 2017)

Autor: | @sergiomiro

Una de las muchas bondades detrás del triunfo masivo de una banda como Tame Impala es la aceptación general de los vaivenes psicodélicos como vocabulario propio de todo tipo de propuestas contemporáneas. Es algo que hay que tener muy en cuenta a la hora de enfrentarnos al disco de debut del sueco Joel Wästberg bajo el nombre artístico de sir Was (así, primero en minúscula y luego en mayúscula, como si de un producto Apple se tratara).

La psicodelia predomina, como decimos, y se deja caer en forma de frágiles voces levemente armonicadas, con un deje Beach Boy que, unido a la profusión de sonidos electrónicos, hace que, además de la mentada banda de Kevin Parker, tengamos que acordarnos de Animal Collective.

Pero sir Was es más que eso. De hecho, puede ser mucho más, demasiado más. Sus objetivos los cumple a base de la acumulación de elementos, aunque muchos de ellos puedan parecer inservibles o inconexos entre sí, como si estuviéramos ante el equivalente musical de las recolecciones de basura del artista Bruce Conner (demasiado cercana mi visita a su fantástica exposición en el Reina.Sofía como para obviar esta referencia, disculpen la pedantería).

Así, un tema como ‘Minor life’ podría limitarse a seducirnos con sus melodías somnolientas y evocar a los de Brian Wilson, pero Wästberg prefiere añadir unas pinceladas de electrónica y rematar la faena con unas gaitas que rara vez habían sonado tan oníricas.

Y ese es tan sólo un ejemplo que puede repetirse con cada una de las canciones, cambiando las referencias y los estilos empleados, desde el funk (como en el fantástico riff de ‘In the midst’, una de las joyas del disco), o el Hip Hop (sobre todo en ‘Falcon’, casi digna de J Dilla), o los collage de sonidos encontrados que, admitámoslo, pueden llegar a lastrar el ritmo del disco que no siempre nos ilumina tanto como se propone.

Valoración: 6

To Top