Publicidad

Sierra, “A ninguna parte” (Sonido Muchacho, 2017)

Autor:  | Google+ | @curtillo

Una de las cosas buenas que tuvo La Movida, fue el apropiamiento que hicieron muchas bandas de las influencias ajenas, creando así, algo nuevo y fresco. Ese punto más patrio que le pusieron a sus canciones, tan cercanas a The Cure o Joy Division, parece ser la referencia principal en la música de Sierra, el proyecto más personal de Hugo Sierra (Margarita y Prisma en llamas). Y al igual que los músicos de los ochenta, él también ha impregnado sus canciones de personalidad. Además de contar con un sonido más compacto y actual.

A Ninguna Parte” es su álbum de debut, y la continuación lógica de “Tiene mucha fuerza”, el Ep con el que debutaron en 2014. Lidia Damunt, que en aquél momento formaba parte de la banda, dijo que esas canciones tenían un acento pegamoide, y es imposible quitarle la razón. Pero ahora las cosas han cambiado, las canciones son más compactas y tienen más fuerza. Y, aunque nos declaramos fans absolutos de temas como ‘Sinteticas’ o ‘La chica del cohete’, también creemos que han dado un paso hacia delante. Más que nada, porque no hay un solo tema desechable en “A ninguna parte”, y la gran mayoría podrían ser un single claro.

Viendo la cantidad de grupos que se sumergen en el sonido de los ochenta, parece que es una cosa fácil, y que cualquiera puede dar con el hit perfecto fijándose en esos sonidos, pero no lo es. Primero, es un sonido un tanto trillado, ya no solo por los grupos de aquí, también por los de fuera. Las guitarras cristalinas a lo The Cure se escuchan día tras día en una infinidad de bandas, y hay que saber destacar entre todas ellas. Segundo, hay que dar con la melodía perfecta y estribillo que atrape al oyente, algo que es todavía mucho más complicado. Y, por último, las letras tienen que tener gancho, o lo que es lo mismo, ese par de frases que se quedan en subconsciente de la gente. Sierra se agarran como un clavo ardiendo a estos tres puntos y, con ellos, fabrican una colección de canciones absolutamente irresistible. Durante la media hora que dura el disco, nos dejan hits de puro pop con los disfrutar sin complejos (‘No eres increíble’, ‘Amiga extraña’ o ‘A ninguna parte’), cortes un poco más oscuros, pero de lo más directos (‘Me destrozaré’ y ‘La noche criminal’), e incluso alguna incursión en el mundo sintético (‘Perfectamente’).

Como ya he dicho un poco más arriba, Sierra saben dotar de personalidad a sus influencias, y ahí es donde entran temas como ‘Todo el tiempo’ y ‘Lala’. La primera es una canción en la que no hay tanta fijación con los primeros ochenta, en la que prefieren sacarse un medio tiempo de lo más bonito y absolutamente atemporal. Sin embargo, en la segunda, la cual está dedica a la madre del líder de la banda, se hacen con una especie de extraña nana electrónica, con la que cierran el disco abriendo nuevos caminos.

Sin duda alguna, Sierra se han hecho con uno de los discos nacionales del año, y de paso, con una colección de canciones de la que es imposible despegarse.

Valoración: 8,1

To Top